UE.- España ingresa en el Observatorio Europeo Austral con una aportación valorada en 66 millones de euros

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

España será el duodécimo país que formará parte del Observatorio Europeo Austral (ESO, en sus siglas en inglés), con una aportación de ingreso valorada en 66,39 millones de euros, de los cuales, 17,24 millones corresponden a aportación en especie y 49,15 millones, en efectivo, además de tener que pagar una cuota anual de unos diez millones. La cuota de ingreso se financiará con cargo al apartado nuevo de infraestructuras científicas de los Presupuestos Generales del Estado (PGE), partida que este año asciende a 200 millones de euros.

La aportación en especie se realizará en tres capítulos: realización de paquetes de “software” especializados para actualización de archivos de datos y mejora de cadenas de procesado en los telescopios “very large telescope” (VLT), aportaciones y transferencia de conocimiento en grandes telescopios segmentados y ejecución de varios programas de observación en el gran telescopio segmentado de España.

Los alrededor de 500 astrónomos españoles que trabajan en unos 30 departamentos e instituciones podrán utilizar como propias las instalaciones científicas de ESO para sus proyectos de investigación, según explicó la ministra de Educación y Ciencia, María Jesús San Segundo, en rueda de prensa para presentar la adhesión de España al Observatorio Europeo Austral. A su juicio, la entrada en ESO era un objetivo “necesario” para España, que ocupa la octava posición mundial en esta investigación, con un 5,79 por ciento de las publicaciones.

Los otros once países miembros del ESO (Alemania, Bélgica, Dinamarca, Francia, Italia, Países Bajos, Portugal, Reino Unido, Suecia, Suiza y Finlandia) están “muy satisfechos” de la adhesión de España, que aceptaron por unanimidad, por el “alto nivel de conocimiento y competitividad de España” en este campo, tal y como resaltó la directora general del ESO, Catherine Cesarsky, quien resaltó los beneficios para los astrónomos españoles al entrar en esta “organización líder mundial en Astronomía”, como el uso de los medios por infrarrojos e interferometría.

ESO opera los cuatro telescopios “very large telescopes” (VTL), de ocho metros de diámetro y variada instrumentación científica, y el interferómetro VLTI en el observatorio de La Silla-Paranal en Chile, además de otros de menor tamaño, y España ya colabora en el proyecto de observatorio milimétrico ALMA, actualmente en construcción en el desierto de Atacama (Chile).

El principal proyecto a corto plazo es la construcción de telescopios gigantes (“extremely large telescopes” –ELT–). Además, el Observatorio Europeo Austral estudia la conveniencia de ubicar futuros telescopios, sobre todo ELT, fuera de Chile, barajando la posibilidad de situarlo en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Isla de La Palma).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *