Los automóviles y el tráfico rodado generan entre el 50% y el 70% de la contaminación de las grandes ciudades en Europa

Neumólogos advierten que la contaminación causa 80.000 muertes al año en Europa y el empeoramiento de las enfermedades respiratorias

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los automóviles y el tráfico rodado en general generan entre el 50% y el 70% de la contaminación en las grandes ciudades europeas, provocando el empeoramiento o cronificación de algunas enfermedades respiratorias, según advirtió hoy el doctor Segismundo Solano, especialista del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y miembro de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR).

La contaminación en las grandes ciudades causa la muerte de unas 80.000 personas cada año, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además del aumento del número de vehículos, el doctor Solano destacó como factor responsable del incremento de la contaminación el efecto de las calefacciones alimentadas con fuel-oil.

Todo ello, unido a la típica situación anticiclónica de los meses de invierno, provocan niveles de contaminación que perjudican considerablemente a personas con bronquitis, asma, enfisema pulmonar o cáncer bronco-pulmonar.

“Sabemos que la contaminación urbana tiene bastante que ver en el hecho de que desde hace veinte años el asma se haya incrementado en frecuencia y gravedad en las principales ciudades del mundo”, subrayó.

El doctor Solano afirmó, igualmente, que la meteorología puede jugar un papel ambivalente, favoreciendo o mitigando la contaminación. “En condiciones normales –dijo– la ventilación natural de las ciudades se produce preferentemente hacia arriba, lo que favorece la dispersión de los contaminantes. Y el viento, sobre todo los de gran velocidad y largo recorrido, contribuye igualmente a la limpieza de la atomósfera”.

ESPECIAL INCIDENCIA EN ANCIANOS Y NIÑOS.

Sin embargo, advirtió de que cuando una capa de aire frío se introduce en el suelo y las capas de aire caliente, los contaminantes no pueden elevarse al aire y diluirse, lo que provoca el conocido “smog”. “En esas circunstancias, las concentraciones de contaminantes se elevan y se producen efectos tóxicos en la población, especialmente en ancianos, niños y personas con problemas cardiorrespiratorios”, explicó.

Los principales contaminantes atmosféricos, según este especialista, son el monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, hidrocarburos, óxidos de azufre y partículas. A este respecto, insistió en que los automóviles son los principales productores de monóxido de carbono.

“Su peligro radica en su capacidad de reaccionar con la hemoglobina, dando lugar a la carboxihemoglobina, que desplaza el oxígeno de los hematíes, provoca trastornos respiratorios, cardiacos y nerviosos, y reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno”, añadió.

Además, los hidrocarburos, combinados con óxidos de nitrógeno en presencia de luz solar, dan lugar al ozono y a otros oxidantes fotoquímicos que causan irritación en ojos, nariz y garganta, y que en altas concentraciones provoca asma.

En cuanto a las sustancias emitidas por los vehículos que funcionan con combustibles fósiles, el doctor Solano recordó que se tiene constancia de que pueden ser potencialmente cancerígenas para los seres humanos.

Por último, este especialista se refirió a la masa de aire africano que lleva instalada varios días en el sur peninsular, cargada de partículas en suspensión. Aunque no supone un riesgo marcado, señaló, puede causar problemas en personas alérgicas o con asma.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *