UE.- La Comisión Europea propone favorecer el cultivo de cereales y azúcar para la producción de bioenergía

La Comisión prevé incluir la producción de azúcar para fabricación de bioetanol en el régimen de ayudas de la PAC

BRUSELAS, 8 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea (CE) ha aprobado hoy una estrategia para potenciar el uso de biocarburantes que incluye entre una de sus medidas prioritarias favorecer el cultivo de cereales y azúcar destinados a su procesamiento para obtener bioenergía destinada al transporte por medio de ayudas y el esquema de pago único de la Política Agrícola Común (PAC).

Estas posibilidades aparecen entre las medidas agrícolas con las que la Comisión pretende incrementar la generación y uso de biocarburantes en la UE, de manera que se reduzca la dependencia en las importaciones de carburantes fósiles y las emisiones de gases de efecto invernadero.

Los comisarios de Agricultura, Marian Fischer Boel, y de Desarrollo y Ayuda Humanitaria, Louis Michel, presentaron hoy estas ideas en una rueda de prensa en la que Fischer Boel constató que las negociaciones de la Ronda de Desarrollo de Doha “demuestran que sería muy conveniente en la UE ofrecer otros nichos de mercado para la producción agrícola”.

La estrategia consta de siete aspectos, entre los que destaca potenciar la producción agrícola europea de biomasa con la que elaborar el bioetanol y el biodiesel. La Comisión busca además conjugar este aspecto interno con el hecho de que la UE necesitará importar parte de esta bioenergía en los próximos años si se quiere alcanzar el objetivo que se fijó en 2003 de llegar al 5,75% en 2010 de cuota de mercado.

En 2004 la UE produjo 1.200 millones de toneladas de cereales y un millón de remolacha destinados a producir bioetanol, lo que representa el 0,4% de la producción total de cereales y el 0,8% de remolacha.

Según cifras de la CE, España produjo 194.000 toneladas de las 491.000 de bioetanol que se produjeron en toda la UE en 2004 y 13.000 del 1.933.000 toneladas de biodiesel en el conjunto comunitario durante el mismo año.

AYUDAS AL AZUCAR PARA BIOETANOL.

Entre los planes que prevé la estrategia aprobada hoy, la Comisión anunció que prevé “incluir la producción de azúcar en vista de la fabricación de bioetanol en el régimen de ayudas a título de la PAC” y “transformar las reservas de cereales de intervención”. Por otra parte, financiará una campaña de información para los agricultores, presentará un plan de acción para la silvicultura y estudiará la utilización de subproductos de origen a animal y desechos limpios también para la producción de bioenergía.

Por lo que respecta al azúcar, el plan de la Comisión tiene en cuenta que la reforma de la organización común del mercado del azúcar, aprobada por los 25 países de la UE el pasado diciembre, supone una disminución de la producción y de su precio, en un 36%. Bruselas propone con su estrategia sobre biocarburantes asegurar que el cultivo de la remolacha para bioetanol sea eligible para el régimen de ayudas desacopladas para cultivos no destinados a la alimentación en la reducción de superficies agrarias y la prima por producción de cereales con usos energéticos.

Por lo que respecta a este último elemento, España recibió ayuda por cultivos energéticos en 2004 para 6.704 hectáreas y la ha solicitado en 2005 para 27.321 hectáreas.

Junto al ámbito de la producción interna, Bruselas examinará cómo conjugar la capacidad de la gran potencia mundial de bioetanol, Brasil, con las posibilidades para los países en vías de desarrollo, especialmente los del grupo África, Caribe y Pacífico (ACP) que también se verán afectados por la disminución de la producción y del precio que se prevé en la reforma del azúcar.

Con respecto a los países en desarrollo, otro de los ámbitos de la estrategia se centrará en encontrar la mejor manera para que éstos puedan utilizar a favor de su desarrollo la producción de bioetanol, particularmente mediante un nuevo empleo de los cultivos de azúcar que deberán verse reducidos en virtud de la reforma de este sector en la UE.

EQUILIBRIO EN LA PRODUCCIÓN.

En este sentido, Fischer Boel consideró que “equilibrio” es la palabra más apropiada para definir la relación que tiene que darse entre la producción europea de cereales y remolacha destinada a ser convertida en biocarburante y los recursos que llegarán importados desde países terceros.

Insistió en que el objetivo de que la UE alcance un 5,75 de cuota de mercado de biocarburantes en 2010 exige el cultivo de 17 millones de hectáreas y consideró que no sería “realista” pensar que toda esta superficie esté en Europa, lo que hará más atractivas las importaciones.

“Está claro que si nos fijamos en las previsiones para la producción de bioetanol para 2010 necesitamos 17 millones de hectáreas y con un total de 96 millones de hectáreas (en la UE) sería posible pero no realista, por eso es un enfoque equilibrado también desde el punto de vista comercial porque las importaciones serán atractivas”.

La aprobación de la estrategia sobre biocarburantes supone el inicio del debate que llevarán a cabo los distintos departamentos de la Comisión Europea en relación también a otros aspectos sobre cómo asegurar el cuidado del medio ambiente en el cultivo de productos destinados a la conversión, reforzar las posibilidades comerciales, la investigación sobre este sector, estimular la demanda de biocarburantes y velar por que no se den “discriminaciones”, relativas al elevado precio que tiene el bioetanol y el biodiesel aún con respecto al petróleo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *