Quince hospitales españoles participan en un estudio para poder administrar quimioterapia a la carta

MADRID, 8 (EUROPA PRESS)

Quince hospitales españoles participan en un ensayo clínico internacional que pretende confirmar la fiabilidad de un test genético para predecir la respuesta de las mujeres con cáncer de mama operable al tratamiento neoadyuvante (antes de la cirugía) con paclitaxel. El propósito de este estudio es identificar, a través de los genes presentes en los tumores, qué mujeres se beneficiarán más de la administración de paclitaxel y cuáles podrán ser tratadas con los regímenes tradicionales de quimioterapia.

Los regímenes de quimioterapia convencional no son igual de eficaces en todas las pacientes, por lo que es importante contar con herramientas que permitan seleccionar el tratamiento más óptimo para cada enfermo. Según el doctor Miguel Martín, presidente del Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama (GEICAM), “el futuro de la oncología pasa por identificar qué pacientes se van a beneficiar de cada medicina, porque, si no es así, los sistemas de salud públicos no podrán asumir el coste de los tratamientos”.

El ensayo clínico está dirigido por el doctor Lajos Pusztai, del MD Anderson Cancer Center de Houston (EEUU), y será coordinado en España por la doctora Ana Lluch, del Servicio de Oncología Médica del Hospital Clínico Universitario de Valencia. En él participarán 210 pacientes, de las cuales entre 40 y 60 serán españolas. El doctor Martín resaltó la importancia de que exista esta colaboración con el MD Anderson, uno de los hospitales más vanguardistas a la hora de tratar esta patología.

A su juicio, el centro “tiene la mejor tecnología de análisis genético, es pionero en este campo, y ha publicado diversos trabajos en los que identifica conjuntos de genes que predicen la respuesta a paclitaxel”. Las muestras de las células tumorales extraídas a las pacientes antes del inicio del tratamiento se contrastarán con un test genético para predecir la respuesta a paclitaxel. Posteriormente, se dividirá de forma aleatoria a las enfermas en dos grupos.

El primero recibirá como tratamiento neoadyuvante seis ciclos de FAC (fluorouracilo, doxorrubicina y ciclofosfamida) o FEC (fluorouracilo, epirubicina y ciclofosfamida). El segundo brazo recibirá doce ciclos semanales de Taxol(r) seguidos de cuatro ciclos de FAC o FEC. Tras la conclusión del tratamiento, se realizará un seguimiento clínico de las pacientes durante 10 años.

El ensayo clínico se ha diseñado para confirmar si el tratamiento con paclitaxel es más eficaz en los tumores que tienen un determinado perfil genético, es decir, si hay un mayor porcentaje de respuestas patológicas completas: desaparición del tumor en la mama y los ganglios linfáticos. De confirmarse la fiabilidad del test genético, supondría un importante avance en el tratamiento del cáncer de mama, ya que permitiría administrar quimioterapia “a la carta” a las mujeres con esta enfermedad.

VENTAJAS

Según el doctor Martín, el uso de regímenes con quimioterapia antes de la cirugía tiene dos ventajas principales: la primera es que permiten realizar más cirugías conservadoras de la mama gracias a que en un 80 por ciento de los casos se reduce el tamaño del tumor, mientras que la segunda es que si se administran los fármacos antes de extirpar el tumor, se puede ver qué ocurre con él y cuál es su sensibilidad a los medicamentos administrados.

Tras finalizar el tratamiento con quimioterapia, las mujeres participantes podrán someterse a las siguientes intervenciones: cirugía conservadora más radioterapia o mastectomía radical modificada, técnica del ganglio centinela1 y radioterapia postoperatoria. Asimismo, a las pacientes con receptores hormonales positivos se les administrará terapia hormonal. Las participantes en el estudio se someterán a seguimiento clínico cada seis meses durante diez años.

El presidente del GEICAM destaca la revolución que han supuesto los taxanos para el tratamiento del cáncer. “Es una familia de fármacos muy activa en el cáncer de mama y que, además, está mejorando. Los taxanos han abierto un camino nuevo que todavía no ha dado sus mejores frutos”, afirma este experto. En su opinión, la quimioterapia convencional seguirá desempeñando un papel importante en el futuro en combinación con los nuevos fármacos dirigidos contra dianas terapéuticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *