Ornitólogos solicitan a ayuntamientos y diputaciones una mayor implicación en la restauración de los humedales

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

La Sociedad Española de Ornitología (SEO/Bird Life) solicita, con motivo de la celebración hoy del Día Mundial de los Humedales, a ayuntamientos y diputaciones una “mayor implicación en la restauración de las zonas húmedas”.

En España se estima que el 60 por ciento de los humedales naturales desaparecieron a lo largo de los siglos XIX y XX, mientras que más del 40 por ciento de las especies consideradas como amenazadas dependen en algún momento en su ciclo biológico de los humedales. No obstante, en las últimas décadas, muchos han sido protegidos, especialmente aquellos considerados de importancia internacional por el Convenio de Ramsar (firmado en 1971), ya sea por este mismo convenio internacional o bien por otras figuras de protección nacionales y autonómicas.

Entre todos los humedales españoles destacan por su importancia mundial un centenar de ellos como las marismas del Guadalquivir (donde se integra Doñana), los complejos lagunares de La Mancha húmeda (entre los que se cuentan las Tablas de Daimiel), el Delta del Ebro, la Albufera de Valencia, las lagunas de Gallocanta y Fuentedepiedra, las salinas de Villafáfila, las marismas de Santoña o los humedales sudalicantinos de El Hondo y Santa Pola, por mencionar algunos de los más renombrados.

Sin embargo, los ornitólogos consideran que España está aún “muy lejos de haber recuperado toda esa riqueza natural perdida por el afán desecador de épocas pasadas”, y ahí es donde municipios y diputaciones pueden jugar un importante papel de regeneración y restauración de pequeños humedales, lagunas y zonas de ribera que se perdieron o que se encuentran en un estado muchas veces deplorable. Estos pequeños enclaves son imprescindibles para interconectar los grandes humedales de importancia internacional, a modo de corredores biológicos, y también como lugares de esparcimiento, aprendizaje y contacto con la naturaleza de los ciudadanos, y muy particularmente los escolares.

En ocasiones, estos humedales de interés local pueden llegar a adquirir una extraordinaria importancia biológica, cuando se ejerce una gestión adecuada a sus particularidades. En España ya existen unos cuantos ejemplos de iniciativas locales de restauración de gran interés, entre los que podemos destacar las Charcas de Salburúa (Vitoria), las Marismas Blancas de Astillero (Cantabria), la Laguna de El Oso (Ávila), los Charcones de Miguel Esteban (Toledo) y el Clot de Galvany en Elche (Alicante), entre otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *