Un sistema magnético supervisaría posibles rechazos en las operaciones de transplante

WASHINGTON, 24 (EP/AP)

El rastreo magnético de células generadas por el sistema inmunológico podría ofrecer algún día una mejor manera de supervisar los órganos trasplantados para evitar que el cuerpo los rechace, informó un grupo de investigadores.

Un equipo de investigación, encabezado por Chien Ho en la Universidad Carnegie Mellon, detectó que podía identificar las células con óxido de hierro, para rastrear luego a esas unidades del organismo mediante imágenes de resonancia magnética.

La acumulación de células del sistema inmunológico en un órgano trasplantado puede dar cuenta de un rechazo.

Ho y sus colegas estudiaron a un grupo de ratones a los que fue trasplantado el corazón. Los hallazgos fueron publicados en el número del martes del periódico Proceedings of the National Academy of Sciences.

Actualmente, a los pacientes que reciben un trasplante de corazón se les suministran drogas que deprimen al sistema inmunológico para evitar el rechazo del nuevo órgano.

Además, se realizan biopsias cardiacas frecuentes. Un catéter se introduce en el corazón para retirar un fragmento del tejido y examinarlo en busca de muestras de rechazo.

Estos procedimientos son molestos y costosos. Además, dijo Ho, los análisis pueden fallar en la detección de problema porque revisan sólo una muestra del corazón, en vez del órgano completo.

El procedimiento de Ho involucró a células del sistema inmunológico, llamadas macrófagos, las cuales devoran las partículas extrañas en el organismo. Los médicos “etiquetaron” a las células con partículas diminutas de óxido de hierro y las inyectaron después en ratones que habían recibido un trasplante de corazón tres días antes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *