El año 2006 tendrá un segundo más para ajustar la hora oficial al “reloj” de la Tierra, que marca lo que tarda en rotar

La razón que lo explica es que la Tierra gira sobre sí misma cada vez más despacio y desde 1972 emplea en orden de medio minuto más

SEVILLA, 31 (EUROPA PRESS)

Cuando estrenemos este año, la primera hora de 2006 tendrá un segundo más, de esta forma se ajustará el tiempo oficial –la hora que llevamos todos en nuestro reloj– al “reloj” de la Tierra, “menos preciso”, y que marca el tiempo que emplea nuestro planeta en dar una vuelta y rotar sobre sí misma, según explicó el Coronel de Fragata y jefe de la sección de la Hora del Real Observatorio de la Armada (ROA) en San Fernando (Cádiz), Juan Palacios Rodríguez.

En declaraciones a Europa Press, Palacios señaló que el problema está en “tener unos relojes demasiado precisos, como son los relojes de cesio” y que hay que irlos ajustando a un reloj “menos preciso”, que es “el reloj de la Tierra”, por lo que introducimos un segundo más.

La razón física que lo explica es que la Tierra gira sobre sí misma cada vez más despacio y esto implica tener que ajustar tres variables: el tiempo atómico internacional (TAI), el que miden los relojes; el tiempo que se basa en la rotación terrestre (reloj Tierra o UT1) y el el Tiempo Universal Coordinado (UCT).

De esta forma, está todo preparado para realizar dicho ajuste en el ROA, el observatorio encargado de mantener en España el patrón que mide el tiempo y la hora “legal”, en consonancia con el resto de centros similares en el resto de países que forman la red mundial que ajusta el citado UCT.

Según Palacios, los relojes que utilizamos son “totalmente automáticos”, por lo que lo único que tenemos que indicarles es el día que queremos que introduzca ese segundo a intercalar y a medianoche, a las 23.59.59 “introducirá un segundo de más que le pondrá 23.59.60 para ajustar a la escala de la Tierra”.

Este cambio, que resultará “totalmente desapercibido” e imperceptible para el ciudadano de a pie, podría sin embargo afectar a sistemas automatizados y de telecomunicaciones, por lo que se debe estar “preparados”. Aquellos sistemas que necesiten de “una sincronización por debajo del segundo” son los que se van a ver afectados, en particular, “sistemas informáticos, sistemas de telecomunicaciones y telemáticos”, explicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *