Un nuevo virus australiano podría tener efectos “devastadores” para el lince y el aguila imperial, según un estudio

SEVILLA, 26 (EUROPA PRESS)

La muerte de miles de conejos por diversas enfermedades está llevando al águila imperial y al lince ibérico al borde de la extinción, circunstancia que se agravaría y tendría “consecuencias devastadoras” si un nuevo virus genéticamente modificado (GM) en el que trabajan en la actualidad científicos australianos se extendiera a los países donde aún quedan ejemplares de estas especies, España y Portugal.

Así lo revela un informe elaborado por grupos conservacionistas y cuyo autor es el responsable de la organización Soxlynx.org, Dan Ward, que alerta sobre el peligro que conllevaría una transferencia hacia la Península, sea deliberada o accidental, de un virus GM myxoma que está siendo investigado en la actualidad por científicos australianos para causar esterilidad en la especie de conejo que es considerada invasora en ese continente y que, de trasladarse a otros países, afectaría de forma contraria a las especies autóctonas.

El informe al que tuvo acceso Europa Press, titulado “El ocaso del conejo. Uno de los grandes desafíos para la conservación de la naturaleza en España y Portugal”, explica que la myxomatosis y la enfermedad hemorrágica del conejo, combinada con la pérdida del hábitat y una sobre explotación de la caza, han reducido ya el número de conejo en España y Portugal hasta sólo el cinco por ciento de la población estimada hace 50 años.

El estudio expone que el lince ibérico, cuya dieta se nutre entre un 80 o cien por ciento de conejos, ha visto reducida su población a poco más de cien adultos, en parte debido a la decadencia del conejo. De igual forma, el águila imperial ibérica, otro depredador en peligro de extinción, ha descendido aproximadamente a 150 parejas. Por ello, los grupos conservacionistas autores del informe, hacen un llamamiento para que el conejo sea reclasificado e incorporado a la lista roja de la Unión Internacional de la Conservación de la Naturaleza (UICN) ya que en la actualidad tiene un nivel menor de categoría y “no refleja adecuadamente su reciente y rápida decadencia en España y Portugal”.

“Mientras que el conejo se ve como un parásito en los países en donde se ha introducido, sin embargo, es la clave del ecosistema mediterráneo en España y Portugal, donde por lo menos 39 especies depredadoras confían en parte o exclusivamente en el conejo así como son también importantes para muchas especies invertebradas y para las plantas”. El informe también expone que, aunque algunos proyectos de conservación del conejo están en curso, “no son extensos o lo bastante coordinados y carecen de la necesaria ayuda política y de una financiación a largo plazo”.

Asimismo, para el especialista de la UICN Andrew Smith, “es vital recuperar poblaciones del conejo en España y Portugal”. “Durante muchos años nuestra preocupación ha sido la superpoblación de conejos europeos en las áreas donde habían sido introducidos, por ejemplo Australia, pero este informe presenta una advertencia calamitosa, las poblaciones naturales del conejo están seriamente en peligro y la pérdida de esta especie sería devastadora para el ecosistema de la península ibérica”.

En la misma línea, el copresidente del grupo especializado en el lince de la UINC Urs Breitenmoser, expone que “el lince ibérico es el buque insignia de la conservación en la península ibérica meridional; sin embargo, la última especie trapezoidal del ecosistema es el conejo humilde. Pero ni el lince ibérico ni el águila imperial sobrevivirán las próximas décadas si continúa el ocaso del conejo”.

En España, la población de lince ibérico puede rondar los 150 ejemplares según los grupos conservacionistas, y habitan en Andalucía, en concreto, el entorno de Doñana y Sierra Morena. Por su parte, según fuentes oficiales consultadas por Europa Press, actualmente sólo hay 200 parejas de águilas imperiales ibéricas en España, de las que 51 están en Andalucía y la mitad de éstas en la provincia de Jaén.

El reportaje está elaborado por las organizaciones SOS Lynx y Pelicano SA and One Planet Living con la colaboración del grupo especialziado en felinos de la UICN y Ecologistas en Acción- Andalucia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *