Los arqueólogos esperan hallar restos humanos en el yacimiento arqueológico de Vallparadís en Terrassa (Barcelona)

TERRASSA (BARCELONA), 21 (EUROPA PRESS)

El equipo de arqueólogos y paleontólogos que halló el pasado agosto herramientas y restos humanos en el yacimiento de Vallparadís, en Terrassa (Barcelona) espera encontrar restos humanos en las próximas semanas.

El director de las excavaciones, Kenneth Martín, recordó que hoy que se trata de lugar “donde había muchas hienas y muy probablemente cualquiera de estos animales podría haber sido cazado por un humano”. Por ello, mantienen la “esperanza” en encontrar restos humanos.

Los restos que han encontrado equiparan el yacimiento al de Atapuerca, que sería coetáneo, ya que según Martínez los utensilios y restos de animales que han encontrado corresponderían a “los primeros humanos que habitaron Cataluña hace un millón de años, que salieron de África para habitar en Europa”.

El arqueólogo indicó que la zona de Vallparadís “funcionaría en aquellos tiempos como un río y, por lo tanto, sería un lugar de atracción para la flora y la fauna”, por lo que los humanos acudían al lugar a cazar. “Lo que hemos encontrado son estos animales descuartizados y los utensilios que usaban los homínidos”, añadió Martínez.

Respecto al modo de vida de estos humanos, Martín aseguró que “una vez finalicen las excavaciones haremos toda la interpretación sobre cómo vivían y cómo eran las sociedades”, aunque comentó que “podemos imaginar que son grupos familiares amplios que se van moviendo por el territorio y aprovechan las oportunidades que les da la naturaleza para sobrevivir”. “Son como hoy en día los grupos de chimpancés”, remarcó.

El grupo de arqueólogos inició las excavaciones el 8 de agosto y continuarán trabajando mientras el yacimiento de material arqueológico. Los restos se encuentran en el emplazamiento donde están realizando las obras de construcción de la nueva estación de los Ferrocarriles de la Generalitat.

Martínez indicó que las excavaciones retrasarán las obras porque “no llevamos el mismo ritmo que una máquina”, aunque ello no impedirá la construcción de la estación porque “una vez retiremos los huesos, las piedras y los utensilios podrán seguir trabajando”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *