Baleares.- Científicos de la UIB constata que el estrés aumenta el dolor en pacientes de fibromialgia

PALMA DE MALLORCA, 16 (EUROPA PRESS)

Un equipo de Psicobiología de la UIB dirigido por el doctor Pedro Montoya ha demostrado que los enfermos de fibromialgia son más sensibles al dolor en situaciones desagradables o de estrés, tras realizar un estudio que tenía como objetivo conocer cómo procesa el cerebro de los pacientes de esta enfermedad el dolor y establecer las diferencias existentes con sujetos sanos.

Los resultados de esta investigación, que publica la revista científica “Psychosomatic Medicine”, confirmaron la hipótesis de partida de los médicos, es decir, que los pacientes de fibromialgia aumentan la percepción del dolor en contextos estresantes o nada agradables, según informó hoy la UIB en un comunicado.

Para la realización del experimento, los investigadores reunieron a un grupo de enfermos de fibromialgia y a otro grupo de personas sanas. Les hicieron visionar una serie de imágenes fuertemente desagradables, y a continuación los médicos sometieron a los sujetos a una leve presión en el dedo. Mientras que el grupo de las personas sanas no reaccionaron al estímulo táctil, los pacientes de fibromialgia experimentaron un fuerte dolor.

Este estudio formó parte de un proyecto global titulado “Evaluación psicofisiológica de la sensibilización central en el dolor crónico y su influencia en el procesamiento emocional y cognitivo”, y contó con la colaboración de la Unidad Médica de Valoración de Incapacidades del Ministerio de Trabajo y del Hospital General de Mallorca.

Entre un uno y un tres por ciento de la población española sufre fibromialgia. Los pacientes afectados por esta enfermedad sufren rigidez muscular, dolores de cabeza, transtornos del sueño y un extenso cuadro de síntomas que para los que los médicos no pueden especificar una causa concreta. Los pacientes suelen mostrar dolores generalizados y hasta el momento no se ha encontrado un remedio que la erradique.

Este experimento demuestra que en situaciones de estrés el dolor empeora, incluso en el caso de estímulos nada dañinos, como la leve prensión sobre un dedo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *