Científicos españoles descubren un método para detectar la parte de las proteínas que causan Parkinson y Alzheimer

BARCELONA, 14 (EUROPA PRESS)

Científicos de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han detectado un método para identificar las zonas concretas de las proteínas relacionadas con la aparición de enfermedades como Parkinson, Alzehimer o el mal de las vacas locas.

Las proteínas son largas cadenas moleculares que viajan de una zona a otra de las células y que se encargan de transportar información fundamental para la actividad del organismo. La función de cada proteína depende, en gran medida, de la forma que adopta.

Sin embargo, en algunos casos, las proteínas pierden esta forma al chocar con otras, se agrupan y forman unos agregados sin ningún tipo de función que crecen y forman las denominadas fibras amiloides, causantes de enfermedades neurodegenerativas y de disfunciones en el páncreas que originan diabetes tipo II.

El equipo de investigadores de la UAB, dirigido por Salvador Ventura, ha desarrollado un método para identicar las zonas de estas proteínas que forman los denominados agregados. Este sistema permite detectar los segmentos concretos de cada proteína, que al entrar en contacto con otras moléculas, crean fribra amiloides.

Según Ventura, este método “identifica potenciales dianas terapéuticas contra estas enfermedades y permite detectar los blancos con mayor exactitud para poder atacarlos, teóricamente, de manera más efectiva”.

El método ideado por los científicos de la UAB, que han publicado su investigación en la revista “BCM Structural Biology”, identifica las zonas que provocan el agregado de las proteínas, lo que puede ser de utilidad para diseñar nuevos fármacos.

En el caso de las proteínas que tienen el hilo extendido se pueden diseñar medicamentos que actúen bloqueando las zonas identificadas con el nuevo método, para que no puedan entrar en contacto con otras molécula y formar agregados.

En las proteínas globulares, que tienen el hilo revuelto, las zonas que facilitan la agregación suelen estar protegidas en el interior y sólo son peligrosas cuando accidentalmente quedan expuestas hacia el exterior.

En este caso, los fármacos que se podrían diseñar tendrían que ir dirigidos a estabilizar la estructura de la proteína, evitando que las zonas identificadas queden expuestas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *