UE.- Bruselas quiere promover el uso de los biocarburantes para reducir la dependecia europea del petróleo

BRUSELAS, 7 (EUROPA PRESS)

La Comisión Europea adoptó hoy un plan detallado para incrementar el uso de la energía procedente de la silvicultura, agricultura y desechos con la intención de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, proteger el empleo en las zonas rurales y limitar la dependencia europea del petróleo.

El comisario responsable de Energía, Andris Piebalgs, entiende que las medidas previstas para fomentar el uso de biocarburantes, sobre todo en el transporte, son una respuesta concreta al problema de la escalada del precio del crudo.

Además, la Comisión adoptó un informe sobre ayudas a la electricidad producida a partir de fuentes de energía renovables, en el que se señala que los Estados miembros deberían intensificar sus esfuerzos para eliminar las trabas al desarrollo de la “electricidad verde”.

En el contexto de la dependencia creciente que tiene la UE respecto a la importación de petróleo y gas, el alza constante de los precios y los compromisos de la UE para reducir sus emisiones contaminantes a la atmósfera, el desarrollo de las energías renovables es una prioridad en la agenda europea.

No obstante, el uso de las energías renovables no termina de cuajar porque la mayoría de las fuentes energéticas alternativas en la UE en el horizonte del 2020 no alcanzarán más que el 9 o 10 %, cuando el objetivo que se ha marcado la UE es el 12 %.

Bruselas plantea, por tanto, una estrategia para promover el uso de la energía de biomasa, fuente renovable que tiene un gran potencial. El plan contempla más de 20 acciones, la mayoría de aplicación en 2006.

En lo que respecta a los biocarburantes para el transporte, se propone a imponer a los proveedores que introduzcan un mínimo de biocarburantes en los carburantes convencionales que están en el mercado.

La Comisión quiere presentar un informe para revisar la directiva de Biocarburantes en 2006, que debería fijar objetivos nacionales en materia de mercado de biocarburantes. Este porcentaje es actualmente del 0,8 % lo que augura escasas posibilidades al objetivo de alcanzar el objetivo del 5,75 % fijado en 2003 para el conjunto de la UE.

Plantea también mejorar las normas relativas a los carburantes para promover el uso de la biomasa en el transporte, la calefacción y la producción de electricidad. Incluye inversión en investigación, en particular para la producción de combustible líquido a partir de madera y desechos, así como una campaña para informar a los agricultores y ganaderos sobre los beneficios del ahorro energético.

El Ejecutivo comunitario calcula que las medidas contempladas en el plan de acción permitirán que la cantidad de biomasa usada en energía sea de unos 150 millones de tep de aquí a 2010. En 2003 la cantidad fue de 69 millones de tep, sin incrementar la intensidad de la agricultura o alterar masivamente la producción alimentaria en la UE.

Con ellas se pretende reducir las emisiones de efecto invernadero en 209 millones de toneladas anuales de CO2, crear empleos directos para entre 250.000 a 300.000 personas y reducir la dependencia de las exportaciones de energía del 48% al 42%.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *