UE.- España se sitúa entre los países de la UE con más dificultades para reducir sus emisiones contaminantes

Aumenta la superficie de agricultura ecológica, destinada básicamente a la exportación

BRUSELAS, 29 (EUROPA PRESS)

España se sitúa junto con Portugal e Irlanda entre los países de la Unión Europea con más dificultades para reducir sus emisiones contaminantes y no va camino de cumplir los objetivos políticos en niveles de gases de efecto invernadero, sustancias acidificantes, ozono y producción de residuos urbanos, según se desprende del informe de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA).

Por lo que se refiere a los gases de efecto invernadero, durante el período comprendido entre 1990 y 2003, las emisiones totales aumentaron casi un 40,6%. Esta cifra es un 25,6 % superior a lo acordado en el Protocolo de Kyoto para España, que permite un incremento del 15 % respecto de los niveles de 1990 para el período 2008-2012.

En cuanto al ozono, el informe señala que España se encuentra en una posición “muy desfavorable” ya que sólo se han logrado reducciones significativas de las emisiones de dióxido de carbono CO2 (-32 % entre 1990 y 2003).

España presenta también una alta tasa de emisiones de sustancias acidificantes per cápita y se coloca en último lugar en cuanto a la consecución de objetivos. De seguir las tendencias actuales, sólo parece viable alcanzar la meta de 2010 para el dióxido de azufre (SO2).

Por otro lado, la producción de residuos urbanos ha incrementado a lo largo de la última década de forma similar a la de los otros países europeos.

En 2003, se superó la cifra de 500 kg. por habitante y año (502) y con esta cifra parece bastante difícil, advierte la Agencia, que se alcance el antiguo objetivo de 300 kg per cápita, especialmente si se tiene en cuenta el gran número de turistas que visitan España, así como los niveles actuales de consumo y crecimiento económico.

Sin embargo, la Agencia observa una mejora en la gestión de los residuos urbanos, con aumento del compostaje y su reciclado. En los últimos años, se ha producido un aumento muy importante en el reciclado de residuos de envases y en las tasas de recogida de papel y cartón, asegura el informe.

CONSUMO DE ENERGIA

En el capítulo referido al consumo de energía per cápita en España, el informe señala que es similar al de otros países europeos meridionales.

Mientras, el porcentaje de electricidad de origen renovable fue superior a la media de la UE en 2004 (19,8 %) y muy próximo al objetivo del 22,1 % de la UE-15 para 2010.

Sin contar lo producido por las grandes centrales hidroeléctricas, la participación de las energías renovables en el consumo de electricidad en 2004 tuvo la siguiente distribución: eólica el 5,5 %; biomasa el 0,8 % y otras el 0,72 % (incluida la energía solar fotovoltaica). España es el segundo productor mundial de electricidad eólica.

AGRICULTURA ECOLOGICA

En el documento se recoge también información sobre la superficie dedicada a la agricultura ecológica. En el caso español, en 2004, este tipo de cultivo ocupaba 322. 000 hectáreas de suelo cultivado y 412.000 hectáreas dedicadas a la ganadería de cría ecológica.

La superficie de agricultura ecológica representa el 2,9% de la superficie agraria total, cercana a la media de la UE-15 y su ritmo de crecimiento ha sido de 61.000 hectáreas anuales entre 1994 y 2004.

Sin embargo, entre 2002 y 2004 se ha incrementado notablemente, un 10,7 %, pese a que la demanda interna de productos ecológicos es escasa dedicándose la mayoría de los productos españoles a la exportación.

TRADICION MEDIOAMBIENTAL

En cuanto al resto de países europeos, la Agencia Europea de Medio Ambiente, indica que a Luxemburgo, Eslovenia, Bélgica, Noruega, Austria, Italia, Dinamarca, Finlandia y Grecia les cuesta alcanzar, en algunos casos, los objetivos de Kioto y, en otros, los objetivos relativos a las emisiones de ozono.

Por otro lado, Alemania, Reino Unido, Países Bajos, Francia y Suecia han reestructurado recientemente sus industrias y/o tienen una larga tradición de aplicación de políticas ambientales.

Sus economías son, por lo general, menos intensivas en términos de energía y emisiones, si bien su consumo de energía per cápita es mucho más elevado que en los diez nuevos Estados miembros.

Estos, junto con Bulgaria y Rumania tienen economías con una intensidad del consumo de energía y de las emisiones relativamente alta. Eslovenia es el único país que no encaja en este patrón, ya que presenta cifras más similares a Bélgica o Noruega.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *