Expertos destacan que el inicio de un infarto de miocardio predomina entre las seis y las doce de la mañana

BILBAO, 23 (EUROPA PRESS)

Expertos médicos destacan que el inicio de un infarto de miocardio predomina entre las seis y las doce de la mañana y que, en general, las primeras horas de la mañana constituyen el momento de “mayor” riesgo cardiovascular.

Esta es alguna de las conclusiones que se recogen en el libro “Crono Biología, Farmacología y Patología” editado por ediciones Mayo con la colaboración de Novartis Farmacéutica. Esta publicación, presentada hoy en Bilbao, ha sido coordinada por Juan Tamargo del Departamento de Farmacología de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y el periodista especializado en información sanitaria Juan Manuel Barberá.

El libro abarca todos los aspectos de interés sobre cronobiología, (estudio de los ritmos biológicos), cronofarmacología y cronopatología, además de mencionar los primeros pasos de la cronoterapia que consiste en tratar las enfermedades con la mayor precisión a una hora determinada del día o la noche y ofreciendo la terapia más eficaz de acuerdo con los ritmos vitales de cada persona.

Los responsables de esta publicación señalaron que, a pesar de todos los avances, la medicina aún no ha logrado asimilar el impacto que los ritmos biológicos pueden tener sobre la salud humana.

En su comparecencia, hicieron hincapié en los ritmos cardiovasculares, destacando que la frecuencia cardiaca experimenta cambios del orden del 15% entre los valores más bajos y los más altos, que se registran durante la tarde.

Además, precisaron que los sistemas fisiopatológicos en el sistema cardiovascular tampoco “acontecen al azar” y que, por ejemplo, el inicio de un infarto de miocardio, tanto mortal como no, predomina en torno a las seis y las doce de la mañana. Además, indicaron que se ha demostrado que existe un patrón similar de tiempo circadiano para la muerte cardiaca súbita, los ictus, las arritmias ventriculares y la embolia arterial.

Los expertos señalaron que durante las primeras horas del día no sólo predominan los episodios cardiovasculares sino que también se observa un aumento rápido de la presión arterial, un incremento rápido del tono simpático y las concentraciones de las hormonas presoras y los mayores valores de resistencia periférica. Por lo tanto, según sus conclusiones, las primeras horas de la mañana constituyen el momento de mayor riesgo cardiovascular.

En el libro, también se destaca que los ritmos biológicos no sólo modifican las manifestaciones clínicas de las enfermedades cardiovasculares, sino también la efectividad y seguridad de los fármacos que se utilizan en su tratamiento.

En relación a la cronoterapia, los expertos señalan que en la última década estudios han demostrado que el tiempo circadiano y el momento de la administración o aplicación del fármaco en el transcurso de las 24 horas del día pueden modificar la farmacocinética.

Según manifestaron, la cronoterapia constituye una nueva estrategia que será “importante” a la hora de obtener resultados más fidedignos en las pruebas diagnósticas, ejercer la práctica médica con más precisión e individualizar el tratamiento a los pacientes. Por último, destacaron que los tres ámbitos más importantes de la cronoterapia conciernen al asma bronquial, la enfermedad ulcerosa séptica y las enfermedades cardiovasculares.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *