Un grupo de la UVA, pionero en el desarrollo de genes nuevos sintéticos para la obtención de nuevos materiales

El trabajo desarrollado por el equipo fue publicado en la revista Progress in Polymer Science

VALLADOLID, 18 (EUROPA PRESS)

El Grupo de Materiales Avanzados y Nanobiotecnología de la Universidad de Valladolid es pionero en el desarrollo y construcción de un gen sintético nuevo, creado desde cero, que abre un nuevo campo para la obtención de nuevos productos “a la carta”.

Según informaron a Europa Press fuentes de la Universidad de Valladolid, es ya una realidad la creación de genes nuevos sintéticos con destino a la fabricación de nuevos materiales, como los polímeros –caucho, plásticos, entre otros–, lo que evitaría de esta forma la utilización del petróleo como materia prima para su obtención, aunque sus usos son tan amplios y variados que van desde medicina regenerativa hasta la nanotecnología.

Este grupo del Departamento de Física de la Materia Condensada lleva desarrollando su labor de investigación desde hace ocho años en los laboratorios de la Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales bajo la dirección de José Carlos Rodríguez-Cabello y ha conseguido que este trabajo haya sido reconocido a nivel mundial con la publicación de su trabajo en la revista Progress in Polymer Science, considerada la revista número uno en el campo de los materiales polímeros.

Sus investigaciones las han orientado especialmente a tres campos: la biomedicina, la nanotecnología y la obtención de productos de producción masiva (polímeros). Sin embargo, y aunque las posibilidades en este último campo son muy amplias, “hasta ahora ha habido poco interés en el desarrollo de estos productos basados en nuestras investigaciones, ya que la utilización del petróleo como materia prima era relativamente barata por lo que no interesaba un sustituto”, explicó José Carlos Rodríguez-Cabello.

No obstante, ya están buscando alternativas y el grupo de investigación de la UVA se adelantó a los tiempos y ha sido pionero, en el campo de la investigación, en crear una empresa denominada Nanobiomatters, en sociedad con un grupo de investigación de la Universidad Jaume I de Castellón y el Instituto IATA del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que desarrolla la tecnología necesaria para dar salida a sus investigaciones y puedan por esta razón comercializarse.

Como comentó Rodríguez-Cabello “es más fácil convertir a un científico en empresario que a un empresario en científico, que es lo que ha impedido que en nuestro país la ciencia se convierta en un producto rentable”.

De las tres líneas de investigación en las que han trabajado durante estos ocho años, existen dos en las que de momento la demanda ha sido mayor: la obtención de nuevos materiales para aplicaciones biomédicas, como la medicina regenerativa (ingeniería de tejidos) y la dosificación controlada de fármacos, y los avances en el campo de nuevos sistemas y dispositivos nanotecnológicos, como los dispositivos autoensamblados ultraminiaturizados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *