Espacio.- La NASA enviará cuatro misiones a la Luna para encontrar fuentes de agua y preparar la llegada del hombre

MOUNTAIN VIEW (CALIFORNIA, ESTADOS UNIDOS), 16 (EP/AP)

El Centro de Investigación Ames de la NASA dirigirá al menos cuatro misiones no bautizadas a la Luna con el objetivo de trazar un mapa de toda la superficie lunar, intentar descubrir fuentes de agua y reconocer lugares seguros que pudieran acoger futuras visitas de astronautas, según informaron los oficiales de la agencia espacial.

La NASA comunicó que la instalación de Mountain View posiblemente controlará cinco misiones robóticas antes del aterrizaje del hombre en la Luna, previsto para 2018, informó el martes el periódico The San Francisco Chronicle.

Dos de las naves espaciales robóticas ya están siendo construidas, y el primer lanzamiento no bautizado está previsto para el año 2008, indicó la NASA el lunes.

Una nave espacial nombrada como “Órbita de Reconocimiento Lunar”, que está siendo construida en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, girará alrededor de la Luna durante al menos un año, prestando una atención especial al polo sur lunar, donde, en 1998, los científicos descubrieron señales de agua.

Una segunda nave robot, actualmente en desarrollo en el Centro de Vuelo Espacial Marshall en Huntsville, Alabama, intentará un aterrizaje de precisión cerca del polo sur para capturar posibles fuentes de agua, así como áreas suficientemente seguras para aterrizajes humanos.

Después de que las dos primeras misiones sean completadas, la NASA ha previsto sin mucha decisión dos lanzamientos más para 2014 y 2016, y ha asegurado que otro lanzamiento se llevaría a cabo sobre 2012.

Aparte de los planes de aterrizaje humano, otro objetivo de las misiones robóticas es determinar si se puede extraer oxígeno de rocas lunares, que los astronautas podrían utilizar para respirar o como una fuente de combustible para el cohete, afirmó el científico jefe del programa robótico en el centro Ames, el astrofísico Christopher C. McKay.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *