El cachorro macho de lince nacido en cautividad es separado de su madre, Sali, y la hembra será separada a final de mes

Tres hembras de lince podrían quedarse preñadas este año mientras que un nuevo ejemplar, Boj, se incorpora al plan de cría

ALMONTE (HUELVA), 12 (EUROPA PRESS)

El cachorro macho de lince ibérico que nació en cautividad el pasado mes de marzo en el Centro de Cría de El Acebuche, Brezo, ha sido ya separado de su madre, Saliega, mientras que la hembra, Brisa, será apartada antes de que finalice el mes de noviembre, cuando se inicia la época de cría, para permitir que su madre se relacione con machos y volver a aparearse.

Según explicó a Europa Press la directora del plan de cría, Astrid Vargas, el lince macho necesitaba más espacio y su comportamiento se estaba volviendo más agresivo hacia su hermana. Así, para evitar problemas, se trasladó a Brezo a otras dependencias del centro de cría a la espera de que se decida si, de acuerdo a las necesidades del programa, se desplaza a otras instalaciones en un futuro. “Es un proceso natural, los machos se despechan antes y las hembras se quedan más tiempo con la madre”, agregó.

La directora valoró la adaptación de los animales tras nacer en cautividad, una experiencia pionera en el mundo, y tan sólo comentó como uno de los momentos difíciles la pelea entre el macho Brezo y una de las hembras, Brecina, resultando muerta la hermana y herido el macho.

Ahora, con la “independencia” de Brezo, se persigue que pueda procrear con alguna hembra. “Le ha sentado bien porque no ha sido un cambio brusco, tiene más territorio e incluso contactos con otra hembra mientras que su madre y su hermana hacen su vida normal y parece que no le han echado mucho de menos”, relató.

De otro lado, en el centro de cría de El Acebuche hay tres ejemplares hembra de lince que pueden quedarse preñadas este año ya que a Sali se le suman Aura y Esperanza, de tres y cuatro años. Las restantes hembras rondan los dos años, una edad a la que no es normal que se puedan fecundar. Además, la responsable del centro señaló que Aura y Esperanza han tenido problemas este año y se colabora con un equipo alemán por si se pueden mejorar sus condiciones.

Vargas previó por tanto que hasta 2007 el Centro no contará con un plantel de hembras adecuadas para un programa de cría aunque mientras tanto “pondremos todo de nuestra parte para que se queden preñadas las máximas posibles”.

Asimismo, la veterinaria hispano-norteamericana, experta en felinos, avanzó en declaraciones a Europa Press que una nueva hembra, con unos seis meses de edad, se ha incorporado al plan de cría en cautividad, procedente de una captura realizada en Doñana. La hembra se llama Boj, un nombre de macho. Vargas puntualizó que es muy difícil en el campo determinar el género y cuando se capturó se comprobó que era una hembra. No obstante, se le respetó el nombre que se le había puesto en el campo.

El Centro de Cría de El Acebuche cuenta en la actualidad con siete hembras y cinco machos. La más veterana de las hembras, Morena, va a cumplir 16 años.

Los tres primeros cachorros de lince ibérico en cautividad nacieron el pasado 28 de marzo. Se trata de la primera vez en el mundo que se consigue criar linces ibéricos en cautiverio.

El Centro de Cría de El Acebuche, en el Parque Nacional de Doñana, inaugurado en 1992, fue el primero en intentar impulsar un programa experimental de cría de lince. Cuenta con ocho instalaciones para la reproducción (con un recinto abierto de unos 500 metros cuadrados cada una de vegetación natural), torretas de observación, habitaciones parideras, jaulas de manejo, instalaciones para cachorros y zonas de cuarentena.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *