UE.- Un 68% de los españoles considera que el Gobierno debería gastar más en investigación científica

BRUSELAS, 10 (EUROPA PRESS)

Un 68% de los ciudadanos españoles considera que el Gobierno debería gastar más en investigación científica y menos en otras cuestiones, por encima de la media europea, que se sitúa en el 57%, según afirma una edición especial del Eurobarómetro sobre ciudadanos, ciencia y tecnología publicada este mes.

Los ciudadanos españoles, junto con los franceses, se encuentran entre los europeos más favorables a la inversión pública en este campo, por detrás de los italianos con un 69% de los encuestados.

Asimismo, un 57% de españoles opina que los beneficios de la ciencia son superiores a cualquier efecto perjudicial que pueda causar, frente al 8% que cree lo contrario.

Según estas cifras, los ciudadanos españoles se muestran más optimistas acerca del papel de la ciencia, de lo que lo hacen los ciudadanos de la Unión Europea ampliada, donde la media de los que declaran que la ciencia puede aportar más beneficios que consecuencias perniciosas es del 52%, frente a un 14% que se muestra en desacuerdo.

Si se mide este optimismo en la posibilidad de que la ciencia y la tecnología mejoren la calidad de vida de las generaciones futuras, también un 79% de españoles se muestra de acuerdo con esta afirmación, por encima de la media de los ciudadanos europeos que fue del 77%. Los que más esperanzas depositan en el desarrollo científico son Estonia (92%), Polonia (91%) y Lituania (90%).

No obstante, el informe señala que un 47% de españoles reconoce estar poco informado sobre nuevas tecnologías e inventos. Este porcentaje es el tercero más elevado de la Unión Europea, por detrás de Lituania y Estonia con porcentajes del 54%, y del 49% respectivamente. Las discrepancias por países se pueden explicar según diferencias culturales en torno a lo que se entiende por “estar bien informado”.

CIENCIA Y VALORES

El sondeo analiza también una serie de cuestiones en torno a la relación entre la ciencia y la ética para las sociedades europeas. Entre las conclusiones del estudio cabe citar que un 53% de los ciudadanos europeos considera muy importante para la sociedad la protección de los nonatos.

Malta es el único Estado miembro donde el aborto está prohibido en cualquier circunstancia. En Irlanda se acepta si la vida de la madre corre peligro, y en Grecia se permite con unos límites temporales muy concretos tras la concepción. En estos países entre un 73% y un 74% consideran esta cuestión como muy importante para sus ciudadanos.

Otro punto importante es que un 79% de los europeos considera que es importante que las generaciones venideras puedan vivir en un planeta en buen estado. Los más ecologistas son los holandeses, donde un 91% de ciudadanos se mostraron a favor de esta cuestión, y los que menos los italianos (64%).

Un 57% de europeos considera que la ciencia y la tecnología son responsables de los problemas medioambientales.

En cuanto a la solidaridad, un 53% de los europeos considera que es muy importante que los países en vías de desarrollo se beneficien del desarrollo científico y tecnológico. Por otro lado, uno de cada dos encuestados considera que reducir las desigualdades entre los ciudadanos de la Unión ampliada será muy importante para la sociedad en el futuro.

La mitad de los ciudadanos europeos encuestados se consideran partidarios a que deben primer un análisis riesgos-beneficios, frente a las consecuencias éticas y morales, frente a un tercio que prefiere este criterio.

INVESTIGACIÓN EUROPEA

Una gran mayoría de europeos (71%) coincide en que la colaboración europea en investigación es efectiva y será cada vez más importante. Además, la mayoría comparte la opinión de que redunda en beneficio de la industria y de los Estados miembros, con porcentajes de asentimiento del 69% y del 65% respectivamente.

Tres de cada cinco europeos consideran que la Unión Europea debería disponer de un presupuesto más amplio en esta área, aunque esto suponga hacer recortes en otros ámbitos. Sin embargo, un 45% adoptan una posición crítica porque creen que las prioridades en investigación reflejan intereses personales de los científicos, en lugar de las necesidades de la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *