Espacio.- La sonda espacial europea “Venus Express” inicia el día 9 su viaje tras el retraso inicial

La española EADS Astrium Crisa ha fabricado una unidad electrónica esencial para guiar la sonda a su destino

MADRID, 7 (EUROPA RPESS)

Después del primer retraso que sufrió su lanzamiento, la sonda “Venus Express” partirá finalmente este miércoles 9 de noviembre a las 04:33 horas (hora peninsular española) desde el Cosmódromo de Baikonur en Kazajistán, dando comienzo a un viaje de 400 millones de kilómetros.

La Agencia Espacial Europea había previsto el inicio de la expedición para el 25 de octubre, pero se retrasó por la aparición de restos del material aislante de la etapa superior “Fregat” que contaminaron la estructura externa del lanzador Soyuz.

“Venus Express” tardará un poco más de cinco meses en situarse en la órbita venusiana. Según informó hoy la empresa encargada de su construcción como contratista principal, EADS Astrium, la nave es “prácticamente idéntica a la exitosa Mars Express”, pero incluye “protecciones” para las condiciones extremas de Venus: 465 grados centígrados de temperatura de media superficial y una presión atmosférica 90 veces superior a la de la Tierra.

A bordo de la sonda “Venus Express” viajarán siete instrumentos científicos cuyo principal objetivo será contribuir a resolver algunas de las muchas incógnitas que Venus plantea a los científicos, empezando por las causas que hacen que un planeta tan parecido a la Tierra en tamaño, masa y composición, ha evolucionado de manera tan diferente en los últimos 4.600 millones de años.

Los expertos de la ESA han advertido de que la “captura” de “Venus Express” en una órbita por la gravedad de Venus será “una operación muy delicada” que debe hacerse aprovechando una sola oportunidad.

EADS ASTRIUM CRISA

Para la misión Venus Express, la empresa española EADS Astrium Crisa instalada en el Parque Tecnológico de Tres Cantos en Madrid ha diseñado y fabricado la “unidad electrónica del sensor de estrellas”, que ya ha cumplido con éxito otras misiones de la ESA como “Mars Express” y “Rosetta”.

La unidad electrónica controla y procesa los datos del sensor de estrellas, el instrumento que guiará a la sonda en su viaje interplanetario. Hasta su encuentro con Venus, el sensor adquirirá datos de forma periódica que la unidad electrónica comparará con los datos almacenados en su memoria, calculando las desviaciones con el trayecto planificado para guiar a la sonda hasta su destino.

Además, esta unidad electrónica efectúa el control del sensor electro-óptico diseñado para la navegación hacia planetas, cometas y asteroides, explicó la empresa en un comunicado.

EADS recalcó que gracias a la experiencia adquirida con los anteriores proyectos, esta vez ha podido “desarrollar la unidad electrónica para la “Venus Express” en un plazo de tiempo muy breve y de forma muy eficiente en términos de costes”. Esta vez, la unidad ha tenido que someterse a “rigurosos análisis térmicos y de radiación que se han tenido que realizar para adaptar el equipo a los requisitos especialmente extremos que implica una misión al planeta Venus”.

Una vez en órbita, “Venus Express” pasará algo menos de un año y medio terrestre, dando una vuelta en torno a Venus cada 24 horas. En todo ese tiempo el planeta sólo rotará dos veces sobre sí mismo. Uno de los misterios de Venus es precisamente que su día dura 243 días terrestres, y su año dura menos, 224 días terrestres. Uno de los objetivos de “Venus Express” es averiguar por qué el planeta tarda más en dar una vuelta sobre sí mismo que alrededor del Sol.

El planeta, el más parecido a la Tierra por sus dimensiones y su composición, es también el astro más brillante del cielo –además del Sol y la Luna–, y “casi todas las culturas” lo han introducido de algún modo en su mitología, principalmente como deidad femenina, recordó Frederic Taylor, experto de la Universidad de Oxford.

PRIMERAS IMAGENES, EN 1975

En 1975, la nave soviética Venera 9 transmitió las primeras imágenes de la superficie, tras numerosos intentos fallidos en que las naves se derretían literalmente por la temperatura o colapsaban por la presión. La “Venera 9” encontró un mundo inerte donde la temperatura media es de 465 grados centígrados y la presión, la que se da en la Tierra a un kilómetro de profundidad bajo los océanos.

Según los expertos citados por la ESA, la explicación de tanto calor es que Venus hoy es “un infierno por el efecto invernadero”, pero aún no se conoce bien cómo funciona el fenómeno.

El planeta guarda además otros misterios, como la superrotación de las capas alta de la atmósfera de Venus, donde hay vientos de hasta 360 kilómetros por hora. Otra pregunta para “Venus Express” es si el planeta, sin placas tectónicas, pero con una superficie geológicamente muy joven y en la que se observa actividad volcánica reciente, tiene volcanes activos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *