El tratamiento inmunosupresor tras un trasplante favorece el desarrollo de dibetes mellitus, según un estudio

MADRID, 4 (EUROPA PRESS)

El tratamiento con fármacos inmunosupresores que reciben los pacientes tras un trasplante de órgano es uno de los factores que determinan el desarrollo de diabetes mellitus, según los resultados de un estudio auspiciado por Novartis, informó hoy esta compañía.

El estudio, realizado en distintos hospitales españoles durante una semana, ha permitido evaluar la detección y manejo de la hiperglucemia postrasplante en pacientes que acuden a las consultas externas en las unidades de trasplante de España.

Los resultados ponen de manifiesto que el 17,4 por ciento de los pacientes que no presentaban diagnóstico de diabetes antes del trasplante, la desarrollaron con posterioridad, principalmente los trasplantados de hígado (28,9 pro ciento), seguidos de los de corazón (20,5) y pulmón (20,6).

Según Novartis, el estudio ha demostrado que la prevalencia de la diabetes postrasplante depende de la inmunosupresión actual recibida por los pacientes, presentando una mayor prevalencia los tratados con el fármaco tacrolimus (20,1 por ciento), frente a los que reciben ciclosporina (15,4).

Además del tratamiento de inmunosupresión, hay otros factores que influyen en la incidencia de diabetes como tener antecedentes familiares y padecer hepatitis C. De hecho, los pacientes con hepatitis y con antecedentes familiares de diabetes presentan una mayor prevalencia de diabetes postrasplante.

Por ello, tal y como explica Alberto Martínez Castelao (Hospital de Bellvitge), uno de los coordinadores del estudio, realizar un diagnóstico precoz y ajustar el tratamiento0 inmunosupresor “es fundamental para proteger a los pacientes trasplantados”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *