La vitamina D junto con quimioterapia aumenta la supervivencia en cáncer avanzado de próstata, según estudio

MADRID, 2 (EUROPA PRESS)

Los hombres con cáncer avanzado de próstata que toman una dosis alta de vitamina D en una píldora junto con quimioterapia tienen una esperanza de vida de unos ocho meses más que aquellos que reciben quimioterapia y placebo, según un estudio de la Universidad de Ciencia y Salud de Oregón (Estados Unidos). Las conclusiones del estudio se han hecho públicas en la Conferencia Europea del Cáncer que se celebra estos días en Paris (Francia).

Los expertos explican que la píldora de vitamina D se denomina DN-101 y esta diseñada específicamente para ser utilizada como un tratamiento contra el cáncer. Es una forma de calcitriol, una hormona que se produce por vías naturales y que es una forma biológicamente activa de vitamina D. La investigación también muestra que la DN-101 podría proteger contra los principales efectos secundarios de la quimioterapia.

Según Tomasz Beer, autor principal del estudio, “cuando se agrega DN-101 a la quimioterapia, se da una mejora significativa en la supervivencia de los pacientes de cáncer de próstata avanzado”.

El estudio evalúa la administración de la DN-101 junto con el docetaxel, comercializado por la empresa Aventis como Taxotere, en pacientes de cáncer avanzado de próstata que no responden ya a la terapia hormonal, una condición conocida como cáncer de próstata independiente de andrógeno. En el estudio participaron 250 pacientes procedentes de 48 centros entre septiembre del 2002 y enero del 2004.

Según los científicos, la supervivencia estimada de los pacientes que recibían DN-101 con docetaxel es de 24,5 meses. Aquellos que recibieron placebo con docetaxel tuvieron una supervivencia media de 16,4 meses. Los individuos que toman DN-101 con docetaxel aumentan en un 49 por ciento su supervivencia.

Los investigadores explican que la DN-101 parece también proteger frente a los efectos secundarios de la quimioterapia. En un análisis exploratorio, los investigadores descubrieron que los efectos secundarios graves se daban en un 28 por ciento de los pacientes que tomaban DN-101 con docetaxel en comparación con un 41 por ciento en el caso de aquellos que recibían placebo. Los pacientes del grupo de estudio con DN-101 experimentaron menos episodios tromboembólicos y gastrointestinales.

Según Beer, “esto es tanto sorprendente como satisfactorio: un tratamiento contra el cáncer que mejora la supervivencia y disminuye la toxicidad es extremadamente raro”.

El DN-101 funciona produciendo niveles de calcitriol mucho más altos en sangre que los que el cuerpo puede producir a partir de la vitamina D de la dieta o de los suplementos. En dosis altas, realza muchos de los agentes de la quimioterapia más utilizados, produciendo una actividad antitumoral en modelos animales y de laboratorio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *