Valencia.- Hospital General de Valencia, premio de la Sociedad Española del Dolor por un estudio sobre neuroestimuladores

VALENCIA, 28 (EUROPA PRESS)

La Unidad del Dolor del Hospital General de Valencia ha recibido el premio “José Luis Madrid Arias” que otorga la Sociedad Española del Dolor, según informaron hoy fuentes del centro hospitalario, quienes señalaron que el General ha realizado un estudio clínico para alcanzar la última generación de aparatos neuroestimuladores que, entre otras ventajas, permiten la recarga de las baterías y la personalización de los programas.

Este premio es un reconocimiento a la labor de aquellas entidades o personas que más se hayan distinguido por sus actividades en pro de la difusión, concienciación o fomento de cualquier aspecto relacionado con el dolor.

El jefe del Servicio de Anestesia, Reanimación y Tratamiento del Dolor del Hospital General, José de Andrés, afirmó que actualmente, en la Unidad del Dolor “hemos alcanzado un nivel de práctica asistencial de excelencia comparado con las demás unidades a nivel nacional. Somos una unidad diferente en el concepto multidisciplinar, puesto que integramos a una farmacéutica dentro del equipo y eso ha servido para poder desarrollar unas relaciones institucionales y un nivel de prestación asistencial que ha marcado un concepto de diferente en este país”, destacó.

La Unidad del Dolor trabaja para proveer de calidad de vida a cualquier paciente que padezca dolor crónico. El paciente oncológico fue el primero con el que se empezó a trabajar, pero la tipología ha cambiado mucho y ahora se tratan más pacientes con enfermedades degenerativas y con secuelas provocadas por un accidente o traumatismo que les genera un dolor severo específico.

La neuroestimulación se ha consolidado como una técnica fundamental en el manejo del dolor crónico, sobre todo en los pacientes resistentes al tratamiento farmacológico.

De Andrés comentó que en el hospital se ha estado haciendo un estudio clínico sobre un nuevo sistema que consiste es una batería de litio que tiene una autonomía de tres a seis semanas y que permite su recarga. Esta tecnología, resaltó, “es un gran avance porque nos deja trabajar desde el sistema nervioso técnicas menos invasivas, ya que está basada en el sistema de los marcapasos cardiacos pero los conductores o terminales van implantados cerca de la médula espinal, a la altura de donde se genera el dolor. Son ordenadores en miniatura que se pueden programar y obedecen a una serie de órdenes que nosotros les damos”, explicó.

Asimismo, De Andrés afirmó que el paciente también tiene un mando que puede utilizar, dentro de unos parámetros, para poderse ajustar determinadas dosis o terapias. “Esto hace que el paciente que tenga dolor en su domicilio disponga de una vía para poder aplicarse una dosis extra de acuerdo a unos patrones que nosotros hemos establecido”, precisó.

Esta nueva técnica ha supuesto un “gran avance” porque en el inicio de los tratamientos del dolor se utilizaban unas técnicas “muy agresivas, fundamentalmente se resolvía cortando los nervios mediante cirugía o utilizando fármacos neurolíticos (destructivos) que se inyectaban en una zona para que esta dejara de funcionar”. Ahora, con la neuromodulación “ya no se corta ni destruye nada, sólo se aplica un método para que la señal del dolor deje de ser percibida de manera tan fuerte como el paciente la recibe de manera espontánea”.

Con este método, que “provoca gran alivio en los pacientes que han agotado las demás alternativas terapéuticas”, y con la nueva farmacología existe una capacidad global terapéutica superior para tratar al paciente con dolor y proporcionarle mejor calidad de vida, subrayó De Andrés.

La Fundación para el Estudio y Tratamiento del Dolor se fundó en 1996 con la finalidad de poder proveer de todos aquellos servicios que exceden a lo que es puramente asistencial, el cual se realiza a través de la Unidad del Dolor del hospital. “En su origen se pretendió con ella poder mantener un vínculo con la asociación de enfermos, entidades que tengan participación en bienestar social y calidad de vida, y poder dar un servicio realmente diferenciado respecto a cualquier otro hospital en España porque no existe otro hospital que tenga esta capacidad de tener una fundación integrada dentro de su organigrama de trabajo”, añadió el jefe del servicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *