Demuestran la eficacia de un fármaco para controlar la población de palomas en las ciudades

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Investigadores del Servicio de Ecopatología de Fauna Salvaje de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB) han demostrado la eficacia de un fármaco para controlar la población de palomas urbanas, que en los últimos años han aumentado notablemente en algunos municipios catalanes.

A lo largo de dos años, han experimentado el uso de nicarbazina para reducir la presencia de palomas en Calella y Granollers (Barcelona), cuyo aumento desmesurado puede provocar un problema de salud pública.

Se ha utilizado una muestra de 1.000 palomas y 1.300 kilos de maíz tratado con este fármaco, que actúa “inhibiendo la reproducción de las palomas”, según explicó hoy a Europa Press el director del proyecto y catedrático de la Facultad de Veterinaria de la UAB, Santiago Lavín.

El tratamiento se ha realizado durante los seis meses de mayor índice de reproducción y el alimento se ha colocado en distintos puntos de la población.

REDUCCIÓN EN UN 20% EN CALELLA.

Los resultados demuestran que la nicarbizina es efectiva para reducir el número de palomas, ya que “en el caso de Calella se ha conseguido en un año reducir en un 20% la presencia de estas aves”, según este experto.

Sin embargo, los especialistas consideran que su uso debe complementarse con otros métodos, como la concienciación ciudadana, para que la población evite dar de comer a las palomas o la rehabilitación de edificios que son idóneos para la reproducción de estos animales.

En el caso de Granollers “la reducción de palomas no ha sido tan importante, ya que los ciudadanos les daban de comer y posiblemente las condiciones eran distintas, ya que las palomas probablemente tenían un mayor acceso a los campos de alrededor de la ciudad”, según Lavín.

Esta experiencia se ha realizado siguiendo el método italiano, país donde hace varios años se utiliza este fármaco para reducir la presencia de estas aves en el medio urbano. “En algunas ciudades italianas han conseguido en sólo un año reducir a la mitad la población de palomas urbanas”, explicó.

Los beneficios de este fármaco, que se destruye con el tiempo, es que “no se sacrifica a los animales y que sus efectos son reversibles, ya que cinco o seis días después de haber dado la última dosis de nicarbazina a las palomas, éstas vuelven a reproducirse”, señaló.

ALTERNATIVA AL SACRIFICIO.

El proyecto, que se presentó hoy en unas jornadas técnicas celebradas en el Recinte Mundet de Barcelona, cuenta con el apoyo de la Diputación de Barcelona, que ha decidido involucrarse en el proyecto.

Sin embargo, el principal problema para ampliar el uso del fármaco es el alto coste del producto, ya que actualmente se importa desde Italia, aunque “probablemente muy pronto se comercializará en España”, explicó la diputada de Salud Pública, Marga Dordella.

En declaraciones a Europa Press, Dordella, quien de momento descartó ampliar la experiencia por el alto coste del fármaco, aplaudió esta solución porque “es una alternativa a la captación y sacrificio masivo de palomas” urbanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *