Nobel.- El Nobel de Química 2005 premia el desarrollo de la metátesis como vía para crear nuevas moléculas

ESTOCOLMO, 5 (EUROPA PRESS)

La Real Academia Sueca de las Ciencias decidió hoy otorgar el Nobel de Química 2005 al francés Yves Chauvin y los estadounidenses Robert H. Grubbs y Richard R. Schrock por sus trabajos sobre química orgánica, concretamente por el desarrollo del método de metátesis en la síntesis orgánica.

La Academia destacó que la metátesis se ha convertido en una de las reacciones químicas más importantes y ha creado “fantásticas oportunidades” para producir nuevas moléculas, entre ellas algunas para uso farmacéutico, con la ayuda de moléculas catalizadoras especializadas. Según la comparación de la propia Academia, la metátesis es “como un baile en el que los bailarines cambian de pareja”.

Los tres galardonados se repartirán a partes iguales el premio, 10 millones de coronas suecas (1,1 millones de euros), que se entregará el 10 de diciembre –coincidiendo con el aniversario de la muerte de Alfred Nobel– en el Ayuntamiento de Estocolmo.

Con el anuncio del Premio Nobel de Química 2005 se han dado a conocer ya los tres galardones de carácter puramente científico de este año, después de los de Medicina y Física. El próximo viernes se dará a conocer en Oslo el Premio Nobel de la Paz, el lunes el de Economía y aún no se ha anunciado cuando se dará a conocer el de Literatura.

El galardón de Química de este año recompensa un trabajo de décadas. En 1971, el francés Yves Chauvin, de 74 años y actual director de investigación honorífico del Instituto Francés de Petróleo, explicó en detalle cómo funcionan las reacciones de metátesis y qué tipos de metales actúan como catalizadores de estas reacciones.

Ese fue el primer paso, conocer la receta, y el siguiente sería desarrollar los catalizadores que se usan actualmente para producir nuevas moléculas. Eso fue lo que hizo el estadounidense Richard Schrock (60 años) en 1990, cuando logró producir un catalizador metálico para producir metátesis entre los átomos de carbono. Dos años después, Robert Grubbs (63 años) desarrolló un catalizador mejor, estable en el aire, que se ha usado para muchas aplicaciones.

Las reacciones de metátesis suponen la ruptura de las uniones entre átomos de carbono y la creación de otras nuevas, de modo que forman productos diferentes. Así, la metátesis se usa a diario en la industria química para desarrollar fármacos o materiales plásticos avanzados.

Las aportaciones de los tres galardonados permitieron crear métodos más eficientes y simples –ahora son necesarios menos pasos y menos recursos– y menos contaminantes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *