La Red Española de Aerobiología advierte de los efectos inminentes del cambio climático sobre la vegetación

CORDOBA, 30 (EUROPA PRESS)

A partir de las muestras de granos de polen recogidas en el aire, los investigadores de la Red Española de Aerobiología (REA), con sede en Córdoba, han observado que la floración de ciertos grupos vegetales se está adelantando con respecto a años anteriores, lo que podría ser consecuencia del cambio climático global.

Según un comunicado remitido hoy a Europa Press, la coordinadora de la REA y directora del departamento de Biología Vegetal de la Universidad de Córdoba (UCO), Carmen Galán, entiende que tal anomalía en la floración “podría ser un síntoma de alteraciones en la climatología”.

De hecho, Galán detalló que, “según el “International Pannel of Climatic Change” (IPCC), el cambio climático afecta sobre todo a las temperaturas mínimas del invierno, lo que repercute en el desarrollo de las yemas florales de algunos árboles y plantas, que florecen en la primavera temprana, de tal forma que las yemas se desarrollan antes y, por lo tanto, la planta florece también antes”.

“Se trata –prosiguió Galán– de un comportamiento que venimos observando desde hace tiempo y que estamos demostrando gracias a bases de datos de ciertas localidades que tienen, en algunos casos, más de 20 años”.

En casos concretos, como el de las gramíneas, la REA ha constatado que la concentración de granos de polen en el aire ha descendido significativamente, lo que puede deberse, en opinión de Galán, a la desaparición de las zonas de pastizal que se están sustituyendo por urbanizaciones.

Por otro lado, la REA pretende aplicar los datos obtenidos a partir de las mediciones en beneficio de sectores como el agrónomo, pues “un conocimiento sobre el contenido de granos de polen de una planta con interés agronómico, como puede ser el olivo, puede aportarnos datos importantes sobre la intensidad de la floración, lo que quiere decir que una floración fuerte será indicativa de que la producción de fruto será importante”, según Galán.

La REA se constituyó en 1992 y surgió a partir de la iniciativa de varios grupos de investigación de Andalucía, y en particular de la UCO, desde donde se coordina. En un principio inició su andadura con dos captadores de toma de datos aerobiológicos, pero fue aumentando el número de éstos y en la actualidad cuenta con 50 aparatos distribuidos por toda la Península y Baleares, diez de ellos en Andalucía, de los cuales tres se encuentran instalados en la provincia de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *