Físicos de la USC coordinan la puesta en marcha y funcionamiento de 1.600 estaciones fotovoltaicas en Argentina

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 26 (EUROPA PRESS)

Un equipo de físicos de la Universidad de Santiago de Compostela (USC), dirigidos por el profesor Enrique Zas Arregui, participa en el proyecto internacional Pierre Auger, que lleva el nombre del físico francés que descubrió las lluvias de rayos cósmicos, según informó hoy la USC.

Se trata de partículas energéticas que entran en la atmósfera terrestre y están dotadas de la mayor energía conocida hasta el momento. Científicos de quince países trabajan en la instalación de un observatorio gigante, capaz de detectar eficientemente estas partículas y así poder estudiarlas.

El mundo científico está tratando de entender este fenómeno, lo que abriría las puertas de una nueva Física y del conocimiento del universo. Se desconoce qué son y de dónde vienen esas partículas, por lo que se pretenden registrar estos sucesos mediante la construcción de potentes detectores.

Aunque el fin último del proyecto Pierre Auger es de investigación básica, tiene también un fuerte componente tecnológico de gran aplicación en el mundo de las energías renovables.

Desde hace unos años, parte del equipo de la USC, que realiza sus actividades en el Departamento de Física de Partículas de la Facultad de Física y en el Instituto Gallego de Física de Altas Energías, está embarcado en una “acción especial”, financiada por el Ministerio de Ciencia y Tecnología.

INSTALACIÓN SOLAR

Se trata de la puesta en marcha y seguimiento de una instalación solar fotovoltaica en Argentina, encargada de aportar energía para el funcionamiento de los detectores. Este equipo está coordinado por los profesores Ángeles López Agúera y Gonzalo Parente Bermúdez.

El profesor Parente explica que “los detectores son 1.600 tanques de agua equipados con fotomultiplicadores, repartidos en una superficie de 3.000 km2 y que funcionan de manera autónoma con paneles solares”. La instalación argentina está en construcción y se trata de la mayor de estas características que existe en todo el mundo.

El equipo de la Universidad de Santiago, además de participar en el análisis de los datos experimentales, suministra los paneles solares y se encarga de controlar remotamente su funcionamiento, lo que permite corregir los posibles fallos que se puedan producir y adelantarse a otros.

La USC colabora en este trabajo con el Instituto de Energía Solar de la Universidad Politécnica de Madrid, pionero en España en el estudio de este tipo de energía. El equipo de Santiago suministra los datos que ofrecen las estaciones fotovoltaicas de paneles solares para ser analizados de manera conjunta con el Instituto de Energía Solar, lo que está permitiendo realizar “estudios excepcionales para avanzar en este campo”, apunta el profesor Parente.

En el proyecto Pierre Auger participan científicos y técnicos de Alemania, Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Estados Unidos, Eslovenia, España, Francia, Gran Bretaña, Italia, México, Polonia, República Checa y Vietnam.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *