CSIC ve inviable explotar industrialmente el calor del subsuelo en Santa Cruz de Tenerife

Santa Cruz de La Palma, 26 (EP/IP)

El responsable en Santa Cruz de Tenerife del departamento de Vulcanología del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Juan Carlos Carracedo, asegura que no existe tecnología capaz de explotar industrialmente el ardor de los volcanes del sur de la isla. Este prestigioso experto ve totalmente inviable la posibilidad de aprovechar el calor del magma que se encuentra en el subsuelo de La Palma.

Carracedo, que conoce bien las entrañas de la isla, puesto que las ha analizado con detalle durante años, afirmó que el foco magmático que ha conformado el edificio volcánico de Cumbre Vieja se encuentra a más de 80 kilómetros de profundidad.

La idea de convertir el calor telúrico que, en el sur palmero, dentro del municipio de Fuencaliente, desprende el entorno volcánico, no es nueva. Carracedo indicó que a mediados de los 70 se analizaron Timanfaya, en Lanzarote, y Teneguía, en La Palma. En ambos casos se constató que los fenómenos son vestigios de las incandescencias telúricas. También quedó demostrado que estas se van enfriando poco a poco hasta extinguirse por completo.

A pesar de ello, en la isla la consultora Ingennio ha retomado un proyecto para crear en Fuencaliente una planta geotérmica. La iniciativa está coordinada por el asesor independiente David Pérez. El trabajo persigue responder a la pregunta clave: ¿es posible realizar una explotación geotérmica en La Palma?

En palabras de Pérez, “en estos momentos únicamente hay indicios, pero son esperanzadores”, a pesar de que Carracedo mantiene su escepticismo al sostener que el Teneguía y su entorno sólo se pueden explotar como atractivo turístico.

Si bien desconoce el proyecto, Carracedo apuntó que los volcanes canarios son del tipo fisural, suponiendo ello que estas anomalías térmicas secas carecen del fluido necesario para trasmitir el calor a través del vapor del agua. “El Teneguía es como una hoguera que se apagó y sólo quedan rescoldos que también se están enfriando”, dijo.

No obstante, los estudios realizados hasta la fecha se han basado en sondeos de unos 100 metros de profundidad, por lo que actualmente se pretende lograr datos de prospecciones más ambiciosas. El dique que conforma la caldera donde se halla el foco magmático del macizo de Cumbre Vieja, a algo más de 80 kilómetros de profundidad, presenta una temperatura que supera los 1.000 grados.

Según Carracedo, los volcanes de la isla son “erupciones efímeras: donde se localiza una no surgirá otra”. Recordó finalmente que los primeros estudios para determinar la viabilidad de aprovechar industrialmente la energía geotérmica de la isla se centraron en el entorno más inmediato del volcán Teneguía y quedaron en agua de borrajas. Carracedo, desde un primer momento, vio con incredulidad el proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *