Las excavaciones en la Cova de Bolomor, en Safor (Valencia), buscan el comienzo del fuego prehistórico

VALENCIA, 19 (EUROPA PRESS)

Los arqueólogos del Servicio de Investigación Prehistórica (SIP) del Museu de Prehistòria de la Diputación de Valencia comenzaron hoy la campaña de excavación en la Cova del Bolomor, situada en Tavernes de la Valldigna, en la comarca valenciana de la Safor, para buscar y confirmar la datación exacta en que el hombre comenzó a utilizar el fuego en la prehistoria, según informaron hoy fuentes de la corporación provincial.

Esta campaña de excavación, que se realiza desde 1989, se llevó a cabo el año pasado en el yacimiento de Bolomor, donde se descubrió “uno de los primeros testimonios del uso del fuego en Europa, hace entre 250.000 y 300.000 años”. Este descubrimiento confirmó que el fuego “ya era una tecnología claramente dominada por el hombre del Paleolítico Inferior”, destacaron las mismas fuentes.

Asimismo, apuntaron que en la campaña de este año “se continuará excavando en los niveles más inferiores de la cueva, para verificar o ampliar esta cronología”.

El director de la intervención arqueológica, Josep Hernández, que confirmó el hallazgo del fuego hace 250.000 años, manifestó que “los dos restos de hogueras ocupan en el interior de la cueva una extensión de aproximadamente cuatro metros cuadrados”. Comentó que sus dos focos centrales circulares son de 50 ó 60 centímetros de diámetro y que se hallan distantes entre sí un metro.

Agregó que la disposición de los mismos se adapta al área externa de la cavidad y que la combustión presenta las características propias de hogueras únicas sin reiteración puntual en el mismo lugar.

Los restos arqueológicos encontrados y los análisis desarrollados en la cueva como análisis de sedimentología, carbones y dataciones absolutas, entre otros, muestran que los “homínidos anteriores al hombre de Neanderthal ya dominaban perfectamente el uso y producción del fuego”. Esto supone un descubrimiento de “vital importancia” ya que permite conocer los modos de vida en el Paleolítico Inferior y “certifica el desarrollo de estas comunidades de homínidos”, indicaron las mismas fuentes.

BUENA CONSERVACION

La “buena conservación” de estas hoguera, que presentan restos de carbones, semillas, así como líticos y de fauna “que no han sido identificados”, permiten conocer la madera y las características de los elementos que fueron quemados, así como la temperatura de las hogueras, “estimada aproximadamente en unos 600 grados”, explicaron.

Este descubrimiento se ha efectuado en el nivel XIII de la excavación, correspondiente al período “de hace entre 250.000 y 300.000 años”, aunque en 2001 “se había localizado otras hogueras correspondientes a hace unos 150.000 años en el nivel XI de la excavación” y en 1994, con cronología de 130.000 años, “se estudiaron tres hogares con presencia de un resto óseo neanderthal”, señalaron.

La excavación en la Cova del Bolomor, ininterrumpida desde el año 1989, “está presentando las pruebas más completas y extensas sobre el uso y control del fuego en Europa”, aseguraron las mismas fuentes. En este sentido, afirmaron que la reiteración de los hallazgos y su estado de conservación “convierten la cueva en el mejor yacimiento arqueológico conocido para el estudio sobre el origen y evolución del fuego, un elemento vital vinculado al proceso de hominización”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *