Un bioético afirma que respetar los principios de la ética profesional resulta a la larga económicamente más rentable

PAMPLONA, 13 (EUROPA PRESS)

“Respetar los principios de la ética profesional resulta a la larga económicamente más rentable”, destaca el profesor de la Universidad de Navarra José López Guzmán en su nuevo libro Ética de la industria farmacéutica: entre la economía y la salud, editado por EUNSA.

En opinión del experto, “a pesar de que el sector farmacéutico español cuenta con un código deontológico para la comercialización de medicamentos, no deja de ser un mundo donde se producen numerosas situaciones conflictivas”.

Con el objetivo de reflexionar acerca de los problemas más graves, el libro del profesor López Guzmán contiene distintos casos reales sobre los que trabajar y debatir.

Por otra parte, el investigador considera primordial acabar con ciertas prácticas intolerables en el sistema sanitario: “Todos somos consumidores de medicamentos, expuestos a las consecuencias de una gestión inadecuada, de modo que es prioritario acabar con ciertos escándalos como los provocados por el uso de sofisticadas técnicas de marketing para incrementar las ventas, o la proliferación de fármacos sin ninguna ventaja terapéutica”.

CÓMO CONJUGAR RENTABILIDAD, COMPETITIVIDAD Y RESPETO

José López Guzmán alerta en su libro de que “en los últimos años, la transformación de pequeñas compañías farmacéuticas en multinacionales ha evidenciado el carácter empresarial y economicista del sector”. “Además, la incorporación de fuertes equipos de marketing, habituados a utilizar las mismas técnicas para vender bebidas refrescantes y medicamentos, ha incrementado el mal uso de los fármacos”, indicó.

En este sentido, el Plan Estratégico de Política Farmacéutica del Ministerio de Sanidad y Consumo, de noviembre de 2004, indica un incremento en el uso indebido de fármacos, que supone el 30 por ciento de las atenciones en los servicios sanitarios.

A pesar de esto, el director del Master en Bioética de la Universidad de Navarra considera perfectamente posible conjugar rentabilidad, competitividad y respeto en el ámbito farmacéutico. “Esta industria posee una clara finalidad lucrativa, pero el objeto de su trabajo sigue siendo la salud de los ciudadanos, y ambos términos son perfectamente compatibles”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *