Alta dosis de radiación reduce el riesgo de recurrencia del cáncer de próstata

MADRID, 13 (EUROPA PRESS)

Los varones que padecen cáncer de próstata y que reciben altas dosis de radioterapia externa tienen menos posibilidades de que la enfermedad vuelva a manifestarse, respecto aquellos que reciben la dosis estándar, según un estudio publicado en el último número de la revista especializada JAMA.

En la actualidad, la mayoría de los casos de cáncer de próstata que se diagnostican en los Estados Unidos, se detectan en el momento en que la enfermedad se encuentra clínicamente localizada. La aplicación de radioterapia externa es una de las opciones terapéuticas que se aplican sobre los cerca de 26.000 pacientes estadounidenses que se diagnostican.

Según los expertos, resulta habitual que la terapia resulte fallida después del tratamiento con radioterapia convencional, dando como resultado un incremento en los niveles del antígeno específico de la próstata. Posteriormente se inicia un segundo tratamiento y en último caso la enfermedad vuelve a reaparecer.

Ahora, los expertos aseguran que incrementando la aplicación de la dosis de radiación se podría aumentar la probabilidad de controlar los tumores locales, si bien se incrementa el resto de que se manifiesten efectos secundarios, a no ser que se reduzca el volumen de tejido sobre el que se aplica la radiación.

En la década de los noventa se extendió el número de tomografías computerizadas, lo que facilitó la aplicación de radiación de manera más precisa sobre la zona afectada por el tumor, lo que permite la posibilidad de que se pueda llevar a cabo a dosis mayores.

El artículo de JAMA recoge un estudio llevado a cabo por Anthony L. Zietman –experto del Hospital General de Massachusetts y de la Escuela Médica de Harvard (Boston)– sobre un total de 393 pacientes con cáncer de próstata en distintos niveles.

Los investigadores detectaron que la proporción de varones que lograron mantener estables los niveles de antígeno, después de un periodo de 5 años, fue del 61,4 por ciento, en el grupo que recibieron la dosis de radiación habitual. Por contra, la proporción se elevó hasta el 80,4 por ciento en el grupo que recibió altas dosis. Estos últimos redujeron a la mitad el riesgo de recaída.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *