Expertos del CSIC desarrollan en ratones una terapia celular contra la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha desarrollado con éxito en ratones una terapia celular para el tratamiento de la artritis reumatoide y la esclerosis múltiple, según informó hoy esta institución.

Los resultados de este estudio aparecen hoy en la edición digital de la revista especializada “Proceedings”, de la Academia Nacional de Ciencias Estadounidense. Los investigadores han logrado en modelos animales que desapareciesen los síntomas y se produjera una remisión de la enfermedad.

Según los expertos, la terapia emplea un determinado tipo de células que, inyectadas en animales afectados, generan nuevas células encargadas de mantener la tolerancia inmunológica. El objetivo es neutralizar aquellas células que atacan componentes de la articulación, en el caso de la artritis, o de las vainas que recubren los nervios, en el caso de la esclerosis.

Para lograr este proceso terapéutico, los expertos obtienen células de médula ósea procedentes de un paciente con la enfermedad. A continucaicón, estas células son tratadas para lograr el mecanismo regulador y se inyectan en el paciente con el objetivo de restaurar la tolerancia inmunológica.

Estas células, denominadas “Treg”, tienen la capacidad de suprimir cualquier reacción del sistema inmune contra células o tejidos del propio cuerpo. De hecho, los pacientes con enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, la artritis reumatoide o diabetes tipo I, tienen un menor número de células Treg o no funcionan de manera adecuada.

TERAPIA SIN FÁRMACOS

“Las ventajas que ofrece este tipo de terapia en las enfermedades autoinmunes son, entre otras, que no se administra al paciente ningún fármaco, evitándose así cualquier efecto secundario”, señala Mario Delgado, responsable del trabajo.

Este tipo de terapia funciona administrando células que el propio organismo utiliza de forma natural para mantener la tolerancia inmunológica. A juicio de este investigador, “los resultados con animales son muy prometedores”, aunque su uso en humanos “hay que tomarlo aún con cautela”.

Además, se trataría de una terapia celular personalizada que posiblemente tendría un coste elevado. No obstante, este experto opina que su utilización estaría justificada ya que, en muchos casos, estas enfermedades no tienen tratamiento efectivo alternativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *