La capacidad de innovación española, por debajo de su potencial económico y demográfico, según un estudio

MADRID, 03 (EUROPA PRESS)

La capacidad de innovación científico-tecnológica española está por debajo de su potencial económico y demográfico y no cabe esperar que en una generación se alcance a los países de nuestro entorno, según un estudio realizado por el sociólogo Víctor Pérez-Díaz, y el miembro de su equipo, Juan Carlos Rodríguez.

El trabajo titulado “Desarrollo tecnológico e investigación científica en España, balance provisional de un esfuerzo insuficiente de catching up”, publicado por la Fundación Iberdrola, dentro de un proyecto más amplio denominado “Innovación y universidades de investigación”, explica que la mejora en la capacidad de innovación durante los últimos años ha sido “indudable”, pero que se está “muy lejos de alcanzar el nivel de innovación de los países de nuestro entorno”.

Con todo, explica que en el nivel de gasto en I+D sobre el PIB, si las tendencias actuales se mantuvieran, España llegaría al nivel actual de Francia entre 2050 y 2104, y al nivel actual del Reino Unido entre 2035 y 2070. En lo que se refiere al número de patentes, España alcanzaría el nivel presente de Francia entre 2248 y 2257; y el nivel actual del Reino Unido, entre 2207 y 2214. Pero puesto que para entonces estos países habrían mejorado, “si las tendencias actuales se mantuvieran, no daríamos alcance a los países de nuestro entorno ni en el corto ni en el largo plazo”, destaca el informe.

Ante este panorama, se abren, según los sociólogos, dos vías. Se puede adoptar una política gradualista y prudente que renuncie a alcanzar a los países de nuestro entorno y que esté orientada a conseguir algún cambio o se puede optar por una política de reformas con vistas a un cambio en los factores causales de la tendencia en curso. “Esas reformas, en cualquier caso, tienen que estar acompañadas de un debate realista sobre lo que supone alcanzar a los países de nuestro entorno. Sin una reflexión crítica, las políticas públicas sobre I+D darían palos de ciego”, concluye.

El trabajo sobre el nivel de innovación de nuestro país ha estudiado varios indicadores, entre los que se encuentran las patentes, la balanza de pagos tecnológica, las exportaciones en sectores punta, la proporción de empresas innovadoras, el gasto en I+D, los recursos humanos en investigación y su productividad, el entorno de innovación, los vínculos entre la infraestructura de innovación y el tejido empresarial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *