EEUU.- Los desperfectos en el Discovery fuerzan a la NASA a decidir reparar el transbordador en órbita

Nueva York (Estados Unidos), 1 (del corresponsal de EUROPA PRESS Carlos López)

Los técnicos de la NASA necesitaron todo el lunes para decidir la mejor opción a tomar tras descubrir la existencia de dos pequeñas protuberancias –de apenas cinco milímetros de altura– que se han detectado entre las losetas térmicas que protegen el casco del Discovery de las altas temperaturas de la reentrada en la atmósfera terrestre.
Finalmente, la decisión fue tomada a última hora de la tarde y los técnicos del Centro Espacial de Houston (Texas) han optado por que sus astronautas salgan al espacio y realicen una reparación en órbita. Será la primera vez que se lleva a cabo una misión de este tipo pero, según el asistente a la dirección del programa, Wayne Hale, nadie sabe a ciencia cierta el comportamiento aerodinámico a esas altitudes y velocidades.

La existencia de estas dos irregularidades puso en alerta a los técnicos de la Agencia Espacial Norteamericana que se enfrentaba al dilema de intervenir cortando dichas juntas deformadas, operación que implica un alto riesgo de daño para la cubierta térmica, o no hacer nada y arriesgarse a efectos indeseados en la reentrada a la Tierra debido a aumentos de temperatura debido a dichas irregularidades.

La reparación del casco se haría el próximo miércoles y será desarrollada por dos astronautas. La reparación en si misma es sencilla pero los riesgos altos, por ello los técnicos de la NASA apuraron al máximo para tomar la decisión que implicara menos riesgos. La velocidad de entrada del Discovery cuando inicia su reentrada en la atmósfera terrestre puede alcanzar los 20.000 kilómetros por hora lo que provoca que la temperatura en la zona de fricción con el fuselaje inferior del Discovery alcance elevadas temperaturas.

Las dos protuberancias podrían generar irregularidades térmicas que podrían desembocar en un accidente similar al sufrido por el Columbia. Por su lado, la tripulación y los técnicos de la NASA en Houston (Texas) se dieron por satisfechos con las reparaciones realizadas hoy en la Estación Espacial Internacional (ISS). Durante más de siete horas, el estadounidense Steve Robinson y el japonés Soichi Noguchi maniobraron en el exterior de la nave para cambiar uno de los cuatro giroscopios de la ISS.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *