Andalucía.- Cirujanos maxilofaciales del Reina Sofía detectan unas 60 nuevas tumoraciones orales anualmente

CORDOBA, 29 (EUROPA PRESS)

Los profesionales del Servicio de Cirugía Oral y Maxilofacial del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba detectaron el pasado año unos 60 nuevos casos de tumoraciones orales, relacionados en gran medida con el abuso de tabaco y alcohol.

Según un comunicado remitido hoy a Europa Press por el centro sanitario, la combinación de ambas sustancias ejerce un efecto multiplicador del riesgo a desarrollar este tipo de cáncer, que afecta con mayor frecuencia a varones de entre 45 y 65 años, mientras que la incidencia en las mujeres está creciendo debido al aumento de fumadoras.

Los especialistas indican que el abandono del tabaco y el alcohol y llevar un estilo de vida saludable puede evitar la aparición de cáncer oral en muchos de los pacientes, y el diagnóstico precoz de estos procesos tumorales también puede ayudar al buen pronóstico. Sin embargo, en torno al 70 por ciento de los pacientes diagnosticados el pasado año acudió a hospital en estadio avanzado de la enfermedad

En los enfermos que ya lo han desarrollo, la adopción de estas medidas junto a la detección precoz garantizan altas tasas de curación y que los tratamientos puedan ser menos agresivos en una parte del organismo que resulta fundamental para la alimentación, el habla y las relaciones sociales.

Aproximadamente el 90 por ciento de los pacientes con cáncer de cavidad oral es fumador y, de hecho, el riesgo de padecerlo es seis veces mayor en las personas que fuman y la probabilidad se multiplica por 15 cuando se mezclan tabaco y alcohol. Estos productos son los factores etiológicos más importantes pero también pueden influir las deficiencias en la alimentación, una escasa higiene oral, agentes víricos o prótesis dentales defectuosas.

Los cirujanos maxilofaciales del complejo hospitalario cordobés, coincidiendo con las indicaciones de la Sociedad Americana del Cáncer, recomiendan la realización de una exploración de la cavidad oral (inspección y palpación) a quienes presenten factores de riesgo, con el fin de llegar a un diagnóstico en fases iniciales.

Entre los posibles síntomas figuran una úlcera que no se cura en el curso de siete a diez días, dolor o molestias en la boca persistentes, engrosamiento o tumoración en la mucosa de la boca, persistencia de una lesión blanquecina o rojiza, sensación de cuerpo extraño, dificultad para tragar, mover la lengua o la mandíbula, sensación de anestesia en la lengua u otra zona de la boca y la identificación de un bulto en el cuello de aparición reciente y su crecimiento progresivo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *