Expertos de la Universidad de Navarra alertan del retroceso sufrido por la salud pública mundial en la última década

Un informe destaca que las enfermedades cardiovasculares causarán el 40% de las muertes en los países en vías de desarrollo en 2020

PAMPLONA, 26 (EUROPA PRESS)

“La salud pública mundial ha sufrido varios retrocesos en el último decenio. Se han desencadenado muchas enfermedades a velocidad prodigiosa y las estimaciones de prevalencia son cada vez más altas para graves problemas de salud pública como obesidad, diabetes y enfermedades cardiovasculares”. Así se desprende de un informe realizado por los profesores del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra Jokin de Irala y Miguel Ángel Martínez-González, publicado por la revista Medicina Clínica.

Según estos expertos, el mal no se limita a los países avanzados: “Los países en vías de desarrollo ya se encuentran inmersos en la transición epidemiológica: están pasando del viejo patrón en el que predominaban las enfermedades transmisibles, al nuevo patrón donde las crónicas no transmisibles adquieren cada vez mayor importancia”, afirma el profesor Miguel Ángel Martínez-González.

En este sentido, se señala que la primera causa de mortalidad en los países en vías de desarrollo corresponde a las enfermedades cardiovasculares, “causantes del 25% de las muertes en 1990 y que serán del 40% en 2020”. Las muertes en carretera y la globalización del tabaquismo son otras epidemias “ante las que se ha actuado con negligente tibieza en los países avanzados”.

EDUCAR PARA EVITAR COMPORTAMIENTOS

Para el director del departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Navarra, Miguel Ángel Martínez-González, estas “frustraciones” que padece la salud pública sólo se superarán si se acierta a identificar las raíces culturales y sociológicas de los estilos de vida autodestructivos y se atina en el modo de actuar sobre ellas: “No basta con identificar los estilos de vida patógenos -alcohol, tabaco, sedentarismo, etc.-, esa ha sido la ocupación de la epidemiología moderna de los últimos años. Hay que buscar primariamente los determinantes de esos determinantes y actuar sobre ellos. En esto consiste la prevención”.

Según estos profesores, la realidad observada en el entorno sanitario es que cuando se decide hacer prevención se hace prevención “secundaria”: “Abundan el cribado y el empleo de fármacos para controlar los factores de riesgo, pero no se actúa antes, educando al que todavía está expuesto a estos factores para que no sea preso de ellos”.

En este sentido, Jokin de Irala se refirió a la epidemia del VIH/sida en el caso de Uganda: “En la década de los 90, pasó del 15 al 5% de prevalencia de infección por el VIH. La educación social desarrollada allí ha superado en eficacia a lo que hubiesen conseguido muchas vacunas. Resulta evidente que para prevenir, hay que anticiparse. Es preciso educar para cambiar comportamientos e influir en los modelos culturales que son específicamente responsables de los fracasos sanitarios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *