Las primeras heces del bebé ayudan a detectar el consumo de drogas de la madre durante el embarazo, según un estudio

BARCELONA, 19 (EUROPA PRESS)

Los análisis de las primeras heces del bebé, denominadas meconio, pueden ayudar a detectar un posible consumo de drogas de la madre durante el embarazo, según los resultados de una investigación dirigida por médicos del Hospital del Mar de Barcelona.

El trabajo, publicado en la revista “Forensic Science International”, ha sido dirigida por los pediatras Óscar García-Algar y Oriol Vall de la Unidad de Investigación Infancia y Entorno del Mar y la doctora Simona Pichini del Instituto Superior de Sanidad de Roma (ISS).

Según el estudio, el meconio es “ideal” para detectar la exposición del feto a estas sustancias, debido al consumo materno, lo que es “clave” para tratar a estos bebés, que pueden sufrir síndrome de abstinencia, retraso en el crecimiento y trastornos de aprendizaje.

Estas primeras heces del bebé, que empiezan a formarse entre las 12 y 16 semanas de gestación, permiten cuantificar durante un intervalo de 20 semanas, la presencia de drogas, según los responsables de la investigación.

MEJOR QUE LA ORINA.

Hasta el momento, se había utilizado la orina, aunque esta muestra sólo permitía conocer el consumo de sustancias psicoactivas y de abuso en las últimas 12 y 48 horas.

En el estudio se pretende conocer el grado de exposición del bebé a estas drogas, así como sus posibles efectos. En la investigación participaron un total de 830 mujeres de distintas razas y países, que se sometieron a una entrevista previa.

En el momento del parto, los niños se sometían a una exploración clínica y posteriormente los médicos recogían una muestra de sus primeras heces para analizar.

De las 830 muestras recogidas, un 7,9% del meconio dio positivo, es decir que la madre había consumido drogas durante el embarazo, principalmente opiáceos, en segundo lugar cocaína y en menor proporción ambas drogas.

MUJERES CON ABORTOS PREVIOS.

Las mujeres que habían consumido más droga durante el embarazo tenían un mayor número de embarazos previos y abortos, “probablemente debido a problemas educacionales y a la falta de planificación familiar”, según el estudio.

Además, “el consumo de opiáceos y cocaína durante la gestación iba asociado al hecho de ser fumadoras activas de tabaco y porros”, señalan los investigadores.

El Hospital del Mar trabajan desde hace años en la investigación de matrices biológicas, como el caso del meconio, para detectar el grado de exposición del bebé a distintas sustancias durante la gestación.

En otro estudio realizado en 2003, el Servicio de Pediatría del Mar ya descubrió que los dientes de leche de los niños eran muy útiles para detectar el grado de exposición que sufren los pequeños a la nicotina del tabaco ambiental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *