El MEC creará la Agencia de Financiación, Evaluación y Prospectiva que podría funcionar en año y medio

Barberá afirma que el ERC no debe sustituir los esfuerzos económicos de cada país por “sus científicos”

SANTANDER, 19 (EUROPA PRESS)

El secretario general de Política Científica y Tecnológica del Ministerio de Educación y Ciencia (MEC), Salvador Barberá, anunció hoy en Santander que “sin más dilación” se comenzará a tramitar la creación de la prometida Agencia de Financiación, Evaluación y Prospectiva de la Actividad Científica “siguiendo las recomendaciones de los científicos”, de manera que podría empezar a funcionar “en aproximadamente año y medio”.

Barberá, que dirige el encuentro “La política española de investigación y desarrollo: objetivos e instrumentos” en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) de Santander, señaló que el MEC cree que ha “llegado el momento de impulsar la creación de dicha Agencia” para dar “un paso importante en la satisfacción de las expectativas de la comunidad científica”.

Explicó que los factores que señalan este momento como idóneo para comenzar los trámites son la remisión al Parlamento del proyecto de Ley de Agencias que “proporcionará el marco normativo adecuado”; la consolidación del proyecto del Consejo Europeo de Investigación y Ciencia y, además, las demandas de los propios científicos.

Con la creación de la Agencia de Financiación y Evaluación, además de satisfacer las demandas de la comunidad científica, el MEC pretende dar “eficacia y transparencia a los recursos que administra bajo el principio de universalidad”, que quiere potenciar junto al de “competencia abierta para la asignación de fondos públicos”.

Barberá indicó también que el proceso de creación de la Agencia de Financiación, Evaluación y Prospectiva tendrá lugar “de forma paralela” al de transformación del CSIC en agencia, una medida prevista para “aumentar el grado de autonomía y flexibilidad de gestión administrativa, presupuestaria y del personal al servicio de los Organismos Públicos de Administración, singularmente del CSIC, y la definición de sus líneas de actuación”.

Así, con el doble uso de la Ley de Agencias se evitará, según el secretario general, “solapamientos en la definición de los objetivos de los dos proyectos, ambos necesarios y ambos claramente establecidos en los compromisos del Gobierno, aunque con objetivos diferenciados”.

Básicamente, la nueva Agencia tendrá como principal objetivo “la agilización y sistematización de la actuación que ahora se está haciendo desde la Administración” y que se ve dificultada para la tramitación de muchos de los apoyos necesarios para los investigadores debido a que “las subvenciones están sujetas a trámites muy complicados”, máxime si se tramitan desde una administración, que está sujeta “a determinados corsés”.

CREACIÓN DEL ERC

Por otro lado, Barberá se congratuló por la decisión, hecha pública ayer por la Comisión Europea, de la creación del primer Consejo Científico de Consejo Europeo de Investigación (European Research Council-ERC), que “constituye el cumplimiento de una aspiración” en cuanto a que permitirá “la financiación estable” de la investigación básica, con “independencia” y “gestionada directamente por los científicos”.

Al respecto, señaló que los 22 científicos seleccionados carecen “de compromisos de ningún tipo más que su excelencia y su prestigio”, lo que muestra la “apuesta decidida de la Comisión Europea”.

Entre los seleccionados, se encuentran los españoles Manuel Castells, experto en sociedad de la información, y Oscar Marín, neurobiólogo, de los que Barberá destacó, en un caso, la veteranía y la calidad, y en otro, la juventud y proyección.

Además, el secretario general de Política Científica y Tecnológica del MEC explicó que el ERC “abre un camino que de manera más tradicional los investigadores españoles han sabido desarrollar bien” y que “los equipos van a ser juzgados no por su complejidad, sino por su calidad”.

Por último, destacó que el ERC “quiere ser un programa de élite” y que “no va a sustituir los esfuerzos que cada país debe hacer por sus investigadores”, apuntó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *