La Generalitat y el CSIC invertirán 16 millones de euros en un nuevo centro de investigación en nanociencia en la UAB

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS)

La Conselleria de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información de la Generalitat (DURSI) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) invertirán un total de 16 millones de euros para crear el nuevo Centro de Investigación en Nanociencia y Nanotecnología (CIN2), que se ubicará en el Campus de Bellaterra de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB).

El DURSI se encargará de financiar con ocho millones de euros los equipamientos que necesitará el centro, mientras que el CSIC destinará otros ocho millones a la construcción del edificio principal del CIN2. A parte de esta inversión inicial, ambos organismos asumirán los gastos de mantenimiento que generará el centro.

El 75% de las tareas de investigación del CIN2 se desarrollarán en torno a la nanociencia y la ampliación de su conocimiento, un área emergente de la ciencia que se ocupa del estudio de los materiales de muy pequeñas dimensiones y que no se circunscribe en la química, la física o la biología.

Mientras que el 25% de los esfuerzos restantes se destinarán a la nanotecnología, orientada a lograr aplicaciones concretas para la sociedad en el campo de la nanociencia.

El conseller de Universidades, Carles Solá, el presidente del CSIC, Carlos Martínez, y el rector de la UAB, Lluís Ferrer, firmaron hoy el protocolo de intenciones que culminará con la firma del convenio final de creación del centro.

A la espera del convenio definitivo y de la construcción del nuevo edificio, que tardará un año y medio en estar a punto, el CSIC pondrá a disposición del proyecto la Sala Blanca Integrada de Micro y Nanofabricación.

Por su parte, el Institut Catalá de Nanotecnologia (ICN) asumirá la adquisición del equipamiento necesario para las tareas de investigación y aportará los recursos humanos para la ejecución del proyecto, al igual que el CSIC y la UAB.

En un primer momento, habrá 12 grupos investigando formados por siete científicos cada uno, aunque el objetivo es llegar a 20 grupos en total y conseguir la colaboración de 200 especialistas.

El director del ICN, Jordi Pascual, expresó la voluntad de potenciar la internacionalidad del centro para que coincidan en Barcelona investigadores de todo el mundo. Además, el centro velará para que sus investigadores tengan el perfil interdisciplinario que requiere esta temática.

MICROELECTRONICA Y BIOMEDICINA.

Algunos de los campos en los que se podría implicar el nuevo centro son el de la microelectrónica, para fabricar ordenadores cada vez más pequeños o el de la biomedicina, cuyos avances servirían para tratar el alzheimer o curar el cáncer.

Solá explicó que el CIN2 es una iniciativa pionera en España sobre todo en cuanto a sus dimensiones, aunque reconoció que, a nivel europeo “nos subimos a un tren que ya está en marcha”. A pesar de ello, Solá se mostró esperanzado con que algún día el CIN2 sitúe a Cataluña en los primeros puestos de la investigación internacional.

Martínez también presagió el futuro éxito y competitividad del proyecto, “dada la sinergia existente entre el Gobierno Central y la Generalitat”. Sin embargo, el presidente del CSIC calificó de “desastre” el hecho de que en España sea la inversión pública y no la privada la que desarrolle la mayor parte de proyectos en el campo de la investigación.

En cuanto a su valoración sobre los dos centros que el CSIC tiene en Cataluña, Martínez consideró que ambos están dentro de los más potentes de España, aunque por detrás de los de Madrid y Andalucía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *