Investigaciones advierten de que el fuel enterrado del Prestige puede subir a la superficie de forma natural

Expertos subrayan la rapidez con la que los efectos del vertido han desparecido de muchos organismos marinos

VIGO, 13 (EUROPA PRESS)

El fuel enterrado en las costas gallegas tras el vertido del petrolero Prestige en 2003 tiene capacidad para “trasladarse en partículas muy pequeñas” hasta la superficie del mar, según las últimas investigaciones realizadas por la Universidad de Vigo en colaboración con la Instituto Químico Ambiental de Barcelona, dependiente del CSIC.

Así lo confirmó hoy el secretario de la Comisión de Coordinación Científica creada tras la catástrofe del Prestige, Federico Vilas, quien participa en Vigo junto con otros 250 expertos en el Simposio Vertimar 2005, foro que se prolongará hasta el próximo viernes y que servirá para poner en común los datos recientes obtenidos en los distintos proyectos de investigación sobre vertidos marinos.

Vilas, que es catedrático de Geociencias Marinas y Ordenación del Territorio en la Universidad de Vigo, comentó que una de las últimas novedades de las investigaciones que en España se están realizando acerca de los efectos del vertido del Prestige es esta posibilidad “natural” de que el fuel enterrado suba a la superficie, al contrario de lo que en principio se creía.

Esta circunstancia, que nunca se había dado en ninguna catástrofe marina anterior” según indicó Vilas, supondrá que durante “cierto tiempo” aparezcan en superficie pequeñas partículas de fuel, imperceptibles por la vista pero que, en algunas zonas podrían acumularse y presentarse como bolas o galletas de escaso tamaño.

Las cantidades de fuel enterrado son “casi imposibles de calcular” pero se encuentran sobre todo en la zona de la Costa da Morte, que fue una de las más afectadas por la catástrofe, recordó Vilas, quien explicó que las manchas no son homogéneas y están dispersas y separadas, incluso en lugares donde no se esperaban, y poseen unos tamaños máximos de un metro de longitud por 50 centímetros de ancho.

DIFERENCIAS CON EL CANTÁBRICO

Otro de os rasgos más significativos de este positivo descubrimiento indica, sin embargo, que la capacidad de subir a la superficie que presenta el fuel enterrado ante las costas gallegas no se observa en el que se halla en la zona del Cantábrico, en concreto en aguas del País Vasco.

“En esa zona apenas aparece fuel en superficie y enterrado”, aseguró Vilas, encargado de coordinar el estudio que ha permitido conocer esta peculiaridad del fuel vertido por el Prestige en 2003.

RÁPIDA REGENERACIÓN

La presidenta de la Comisión de Coordinación Científica sobre el Prestige, Beatriz Morales-Nin, quiso destacar otro de los “grandes descubrimientos” que se han llevado a cabo en los últimos tiempos y que señalan que en muchos de los organismos marinos de las zonas afectadas han desaparecido los efectos del vertido “más deprisa de lo que se esperaba”.

Sin embargo, matizó que los problemas de los bancos marisqueros en Galicia no son principalmente consecuencia del Prestige sino de una sobreexplotación de los recursos del ecosistema que “el vertido agravó”.

Además, subrayó que tan sólo el 5% de la contaminación por hidrocarburos proviene de accidentes en el mar y que el porcentaje restante se deriva de las actividades humanas.

Por ello, abogó por trabajar para reducir esa “contaminación crónica”, atajando “todas las fuentes” y no sólo centrándose en atacar los “problemas agudos” que provienen de las catástrofes como la del Prestige.

MÁS DE CIEN INVESTIGACIONES

La catástrofe del Prestige ha puesto en marcha una gran cantidad de proyectos que se han centrado en estudiar sus efectos sobre el medio marino, la economía y la sociedad, de los cuales en la actualidad se realizan de modo simultáneo unos 120, coordinados por esta Comisión creada por el Estado español.

El Gobierno ha destinado a estos trabajos un total de 20 millones de euros, cifra que según los expertos “siempre es insuficiente” pero que ha permitido avanzar mucho con respecto al punto de partida en el que se encontraba España antes del accidente del Prestige.

La línea a seguir en el futuro, según Morales-Nin, consiste en la búsqueda de sinergias entre todos los investigadores de los distintos países de Europa que trabajen en el ámbito de la contaminación ambiental de vertidos marinos y abogó por que la próxima convocatoria de ayudas sea de carácter europeo y englobe a toda la UE.

PREPARADOS PARA EL FUTURO

Morales-Nin recalcó que el objetivo de los trabajos científicos que se están realizando en estos momentos no sólo es el de controlar y conocer el fuel vertido en la catástrofe sino que los datos obtenidos sirvan para preparar un sistema operativo e instrumentos para determinar y detectar las manchas de fuel con garantías y poner en marcha “rápidamente” un plan de limpieza.

Indicó que una de las mayores dificultades con las que se han encontrado los investigadores a la hora de enfrentarse al estudio del caso del Prestige fue precisamente la falta de datos anteriores a la catástrofe e información fidedigna de los primeros días del vertido.

Aseguró que uno de los principales avances se ha centrado en dotar a los organismos competentes en temas marinos y de protección de costas de un sistema de predicción adecuado y efectivo que controle todas las variables que pueden influir en un accidente similar al del Prestige en el futuro, del cual señaló que España “no está libre” pues “estadísticamente” se prevé, por la intensidad de tráfico de buques con mercancías peligrosas, que pudiese ocurrir en Gibraltar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *