Espacio.- Un problema técnico obliga a la suspensión del lanzamiento del Discovery

CABO CAÑAVERAL (FLORIDA, EEUU), 13 (EP/AP)

Un indicador defectuoso de combustible en el tanque externo del Discovery obligó a la NASA a cancelar hoy el primer lanzamiento de un transbordador desde el desastre del Columbia hace dos años y medio. La Agencia Espacial estadounidense no ha fijado aún una nueva fecha de despegue.

La decisión se produjo a falta de menos de dos horas y media para el lanzamiento y cuando los astronautas acababan de entrar en la nave. Hasta entonces, las tormentas eléctricas en el lugar del lanzamiento parecían ser el único obstáculo.

Un comentarista de control del lanzamiento señaló que difícilmente se podría reparar el desperfecto en poco tiempo y un nuevo intento de despegue para mañana se veía como una tarea imposible.

La NASA dispone de tiempo hasta finales de julio para lanzar el Discovery, después de lo cual deberá esperar hasta septiembre. Esto se debe tanto a la posición de la Estación Espacial Internacional como al deseo de la NASA de fotografiar el despegue a la luz del día.

El problema se produjo en uno de los cuatro sensores encargados de apagar los motores principales de la nave espacial en el momento correspondiente durante el ascenso. Si un sensor apaga un motor antes o después de tiempo, podría suceder una catástrofe.

La NASA dijo que aparentemente el sensor mostraba un bajo nivel de combustible, aunque el tanque estaba lleno de 2,02 millones de litros (535.000 galones) de hidrógeno y oxígeno superrefrigerados.

Los sensores “por alguna razón no funcionaron bien hoy y tendremos que anular este intento de lanzamiento”, señaló el director Mike Leinbach a su equipo. “Comprendo todo el esfuerzo que hemos hecho juntos, pero esto no conducirá a un intento de despegue hoy”, agregó.

No es la primera vez que estos sensores funcionan mal. Durante una prueba de carga de combustible el pasado abril, uno de los sensores funcionaba de manera intermitente. No se pudo descubrir la causa, pero la NASA sustituyó todo el tanque e instaló un calentador para prevenir una acumulación peligrosa de hielo.

Los directivos decidieron que la carga de combustible el día del despegue sería la prueba definitiva. “Estamos decepcionados, pero volaremos otro día”, prometió el astronauta David Wolf desde el control de despegue.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *