Girin critica los límites de compensaciones por daños ambientales porque impiden estudiar los efectos de las catástrofes

Cree que los límites del FIDAC dieron lugar a un pago “parcial y poco aceptable” de los daños del “Prestige”

VIGO, 12 (EUROPA PRESS)

El director del Centro de Documentación e Investigación de la Contaminación Marina de Francia (Cedre), Michel Girin, criticó hoy que los sistemas de fondos de compensación internacionales ante daños ambientales tengan límites porque supone que las inversiones para estudiar estas catástrofes son insuficientes e impiden conocer los efectos reales de las mismas.

El reconocido experto francés criticó durante su intervención en el Seminario Internacional de Daño Ambiental que se celebra estos días en Vigo que estos fondos internacionales además de estar limitados se abonen a los estados afectados con retrasos, ya que eso implica que los gobiernos de los países que sufren una catástrofe deben adelantar un dinero que nunca es retribuido en su totalidad.

Como contraposición, Girin explicó que los fondos de compensación nacionales ante catástrofes ambientales no tienen ningún tipo de límite, salvo las necesarias reglas de afectación que se marcan para evitar que haya irresponsabilidades, pues son financiados por el propio contribuyente y defendió las ventajas de aplicar el mismo modelo al ámbito internacional.

Sin embargo, reconoció que los sistemas de compensación internacionales como el FIDAC están ya concebidos con un límite que, en el caso de Europa –“donde estamos acostumbrados a recibir ayudas de mayor nivel que en otros lugares del mundo menos desarrollados”, dijo–, deberían ser complementados con fondos regionales para garantizar la cobertura de los efectos de los daños ambientales.

PAGO POCO ACEPTABLE

Así, puso como ejemplo el caso del hundimiento del petrolero “Prestige” ante las costas de Galicia, por el cual se determinaron una serie de fondos del FIDAC para compensar a los afectados pero que, en opinión de Girin, al estar limitados “supusieron un pago parcial y poco aceptable” al no superar el 15 por ciento.

Una de las consecuencias más graves, según el técnico francés, es precisamente que la limitación y el retraso en el pago de los fondos de compensación internacionales obliga a los estados afectados a adelantar el dinero y, en muchos casos, a optar por reducir la inversión destinada a la investigación de las causas y los efectos de la catástrofe.

“Eso deriva en un daño global ambiental y social puesto que los estudios son incompletos y no se pueden asegurar cuáles han sido los efectos reales del daño”, lamentó Girin, quien aseguró que esta situación fue precisamente la que se vivió en casos como el “Prestige” o el “Erika”. “No pudimos proceder a una relación completa del impacto real”, lamentó.

DOS ÚNICAS SOLUCIONES

Para Girin tan sólo existen en la actualidad dos alternativas a esta limitación de fondos. Por un lado, la opción tomada por Estados Unidos que ha sido salir del sistema internacional y “en un mundo separado con sus ventajas y desventajas”; y, por otro, la escogida por Europa, que consiste en permanecer en “un mundo global”.

Pero para que esta última opción sea realmente efectiva ante una catástrofe ambiental debido a los límites del sistema internacional, Girin señaló que es necesario establecer fondos regionales complementarios y asumir que el Estado afectado deberá ejercer de “intermediario, de amortiguador” y adelantar el dinero de las compensaciones que luego deberá serle restituido.

Además, indicó que, en este sentido, el FIDAC es en cierto modo un ejemplo de fondo regional europeo “en un cuadro internacional” ya que la mayoría de sus miembros pertenecen a la UE. No obstante, este sistema también tiene el dinero limitado, recordó.

PENAS EFECTIVAS

Respecto a la aprobación de la directiva europea “Prestige” para sancionar la contaminación marina “voluntaria”, Girin se mostró “totalmente de acuerdo” con aplicar multas a aquellos que protagonicen “derrames voluntarios” pues consideró que el aspecto penal “es fundamental” en estos casos.

Aunque puntualizó que los temas jurídicos quedan fuera de su competencia como técnico en investigación ambiental, Girin consideró que lo esencial no es sólo que haya un sistema penal sino que éste funcione adecuadamente. Así, recordó que en lo que va de año el Gobierno francés ha puesto ya más de diez multas.

El Consejo de Ministros de la UE aprobará hoy la nueva directiva que castigará los vertidos de hidrocarburos deliberados, conocidos como “sentinazos”, con sanciones de hasta 1,5 millones de euros. Sin embargo, al contrario de lo que aparecía en el texto original, se ha renunciado a incluir el procesamiento penal en el documento europeo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *