G8.- La AIE considera la cumbre del G8 una “oportunidad única” para lograr un acuerdo en materia de cambio climático

MADRID, 6 (EUROPA PRESS)

El director ejecutivo de la Agencia Internacional de Energía (AIE), Claude Mandil, consideró que la cumbre del G8, que comienza hoy en Gleneagles (Escocia), es una oportunidad “que no se puede dejar escapar” para lograr un acuerdo que comprometa a países desarrollados y en desarrollo en materia de cambio climático, eficiencia energética y conservación medioambiental.

Según explica Mandil, a largo plazo la clave está en los avances tecnológicos, la promoción de las energías renovables y su adquisición a precios asequibles o el reemplazamiento de los combustibles fósiles por hidrógeno y pilas eléctricas para vehículos de transporte.

Asimismo la misión de los gobiernos debe ser “promover activamente la investigación y el desarrollo de estas tecnologías, el aumento de presupuestos destinados a estos proyectos, así como el incremento del trabajo en equipo y la cooperación entre países e industria”, puntualiza Mandil.

“Los gobiernos de los países que mayor consumo energético deben poner entre sus prioridades la eficiencia energética”, por lo que la agenda prevista para la cumbre “es una ocasión de lograr compromisos y encontrar caminos de llevarlos a cabo”.

La AIE apuesta por la eficiencia energética como medio para incrementar el crecimiento económico, especialmente en los países en desarrollo. Según Mandil, el ahorro de petróleo puede suponer una bajada del 15 por ciento en el precio de este tipo de combustibles, debido a la reducción de la demanda.

Según los datos de la AIE el 80 por ciento de los gases de efecto invernadero proceden de la producción energética y el consumo, por lo que las respuestas al problema del cambio climático “se hallan en las políticas medioambientales y energéticas de los países”.

El punto de partida en las negociaciones relativas al calentamiento global que comenzarán mañana, es la Convención de Naciones Unidas para el Cambio Climático, firmada por casi todos los países en 1994 y cuyo objetivo último es la estabilización del la cantidad de CO2 presente en la atmósfera a través de la reducción de las emisiones de este gas de efecto invernadero.

Objetivos que, según señala Mandil, están “muy lejos de cumplirse”, pues si el nivel de emisiones de CO2 continua al mismo nivel, en el año 2030 se habrán incrementado en un 60 por ciento”, explica el comunicado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *