Un equipo del CSIC estudia la evolución del cometa “Temple 1” tras la misión “Deep Impact” de la NASA

ALMERIA, 4 (EUROPA PRESS)

La investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Luisa María Lara ha seguido en directo, junto a su equipo en el Centro Astronómico Hispano Alemán de Calar Alto con sede en Almería, la evolución del cometa “Temple 1” tras la misión “Deep Impact” de la NASA.

En un comunicado remitido a Europa Press por el CSIC, Lara aseguró que “la misión ha sido un éxito absoluto y las observaciones hechas desde la Tierra permitirán un gran avance en el conocimiento del origen, formación y evolución del Sistema Solar”.

Para la investigadora, que trabaja en el Instituto de Astrofísica de Andalucía, el efecto más inmediato de la colisión de la nave contra el cometa “Temple 1” ha sido al aumento de brillo hasta rozar un factor 30, una fuerte emisión de polvo y la posterior aparición de nuevas líneas espectrales no identificadas previamente en otros cometas.

“No se sabe aún si las nuevas líneas espectrales identificadas están asociadas a moléculas formadas durante el impacto que se forman en determinadas condiciones de temperatura, o bien a moléculas desconocidas hasta ahora presentes en el interior del cometa”, apuntó la investigadora.

Desde el observatorio de Calar Alto, dos horas después del impacto y cuando el cometa comenzaba a volver a su actividad previa, Lara ha observado el segundo aumento repentino de brillo en el cometa, lo que se conoce como “explosión o outburst”, el cual, según la investigadora, podría repetirse en las próximas horas junto a otros fenómenos.

Los instrumentos a bordo de la nave “Deep Impact” sólo han podido seguir los efectos del impacto durante los 800 segundos posteriores al mismo. El resto de la información procederá de observatorios situados en la Tierra, en su órbita, o bien de misiones espaciales como “Rosetta”.

El trabajo de Luisa María Lara se inició en enero de este año. Desde entonces lidera un grupo internacional, formado por científicos del CSIC y de la Sociedad Max Planck, que ha estudiado en el cometa “Temple 1” la evolución de la producción de gas y polvo, la fase de rotación y la distribución de las áreas de su núcleo a medida que se ha ido acercando al Sol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *