Crónica UE.- La ciudad francesa de Cadarache albergará la sede del reactor de fusión termonuclear ITER

España se queda con la Agencia Europea de Fusión y nombrará a uno de los directores europeos del proyecto

MOSCÚ, 28 (EUROPA PRESS)

La ciudad francesa de Cadarache fue elegida hoy sede del reactor experimental ITER frente a la candidatura nipona de Rokkasho durante una reunión a nivel ministerial en Moscú de las seis partes que sostienen el proyecto: la UE, Japón, Estados Unidos, Corea del Sur, Rusia y China. La decisión permite desatascar unas negociaciones que estaban bloqueadas desde noviembre de 2003 por el enfrentamiento entre europeos y japoneses para hacerse con el proyecto.

La designación de Cadarache supone que España albergará, en Barcelona, la sede de la Agencia Europea de Fusión, organismo encargado de controlar todos los contratos para la construcción, la aportación industrial y el desarrollo de la I+D del proyecto, para lo que gestionaría más de 2.000 millones de euros. Además, podría nombrar a uno de los dos directores europeos del proyecto, según el acuerdo alcanzado en noviembre de 2003, cuando se retiró la candidatura de Vandellós para ITER.

El presidente francés, Jacques Chirac, calificó esta elección de “gran éxito para Francia, para Europa y para el resto de los socios del ITER” y agradeció a los socios de la UE y a Rusia y China su apoyo a la sede gala desde el comienzo de la negociación. Tanto Estados Unidos como Corea habían respaldado hasta ahora la candidatura de Rokkasho. Su primer ministro, Dominique de Villepin, elogió “la capacidad de la UE para conseguir grandes proyectos cuando (sus socios) están unidos”.

Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacó que el ITER “atraerá a la UE a los mejores investigadores e ingenieros del mundo”. “La decisión de situar el ITER en Cadarache es una demostración clara y práctica de lo que Europa puede lograr cuando reagrupa toda su energía. Esto demuestra que actuando juntos somos más fuertes”, afirmó.

El comisario de Ciencia e Investigación, Janez Potocnik, dijo que el acuerdo entre los 6 socios de ITER es un “excelente ejemplo” para futuras cooperaciones internacionales en I+D. “Con la prioridad que otorgamos al proyecto ITER hemos dado prueba de nuestro compromiso para desarrollar la fusión como fuente de producción de energía”, apuntó.

La decisión sobre la sede del ITER permitirá ahora a todas las partes continuar el trabajo técnico para concluir el acuerdo internacional sobre este proyecto. El objetivo es ponerlo en marcha e iniciar los trabajos de construcción en Cadarache a finales de este año.

CONTRAPARTIDAS PARA JAPÓN

La designación de la ciudad francesa ha sido posible gracias a un acuerdo entre la UE y Japón que incluye una amplia gama de compensaciones para Tokio. Los Veinticinco transferirán hasta un 10% de sus contratos a Japón, de forma que ambos bloques puedan participar en términos similares en los componentes de alta tecnología el ITER. También participarán en proyectos relacionados con la fusión que se desarrollen en Japón por valor del 8% de los costes de construcción del reactor.

Además, la UE dará su apoyo a un candidato japonés para el puesto de director general de la Organización ITER y respaldará el derecho de Tokio de tener más personal en la Organización del que correspondería según su cuota proporcional de participación. Algunas de las oficinas de ITER podrían estar situadas en Japón. Finalmente, si se alcanza un acuerdo internacional para desarrollar la última fase del proyecto (construcción de un reactor de demostración), la UE apoyará a Japón como sede.

Los costes de construcción del reactor experimental de fusión termonuclear se estiman en 4.570 millones de euros en 10 años, mientras que los costes operativos durante los veinte años de vida del proyecto alcanzarán una cifra similar. Ello significa que el presupuesto total a lo largo de 30 años es de 10.000 millones de euros. La Unión Europea y Francia contribuirán con el 50% del total, mientras que las otras 5 partes pagarán cada una un 10%.

El proyecto ITER tiene como objetivo construir un gran reactor de fusión experimental con el fin de fabricar energía limpia y segura a partir del hidrógeno. Se trata de reproducir la reacción física (fusión) que ocurre en el sol y las estrellas. Entre las ventajas de la fusión destaca que se trata de una fuente energética a gran escala cuya materia prima es abundante y se puede conseguir en cualquier parte.

Además, tendría un impacto mínimo sobre el medioambiente, ya que no genera misiones de CO2. Las operaciones diarias de una central de fusión no requieren el transporte de materiales radioactivos. Los reactores serían más seguros y se podrían diseñar de forma que cualquier accidente no requeriría la evacuación de la población local.

La reacción negativa a la designación de Cadarache como sede del ITER vino del grupo de los Verdes en el Parlamento Europeo, que calificó de “despilfarro” la inversión comunitaria en este proyecto porque “quema” todo el presupuesto para energía. “Iter no proveerá con un sólo kilovatio al menos hasta el año 2050 y sin embargo los contribuyentes tendrán que pagar por esta locura hasta esa fecha”, dijo el eurodiputado valenciano David Hammerstein.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *