Investigadores gallegos avanzan en la secuenciación genética de especies de langostinos de interés comercial

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 27 (EUROPA PRESS)

Un equipo de investigadores del Laboratorio de Higiene y Control de Alimentos de la Universidad de Santiago -LHICA-, ubicado en la Facultad de Veterinaria de Lugo, avanza en el estudio molecular de las distintas especies de langostinos de interés comercial. Según los expertos, se trata de un grupo muy heterogéneo de crustáceos del que existe un número elevado de especies comerciales, de ahí el interés en mejorar su identificación y control de origen en la cadena alimentaria.

En este proyecto, coordinado por la Universidad de Santiago, colaboran científicos del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, el Centro Tecnológico del Mar-CETMAR- y el Centro de Biología Molecular del CSIC.

El coordinador del estudio es el profesor Jorge Barros Velázquez, de la Facultad de Veterinaria, quien explicó que pretenden “definir e identificar marcadores moleculares específicos en las principales especies de langostinos comerciales”. Esto contribuirá a lograr una identificación más precisa de las especies de mayor interés comercial para el sector pesquero.

“Uno de los aspectos de mayor complejidad que plantea este estudio es que existen diversas especies de langostinos que se pueden comercializar bajo el mismo nombre comercial”, señaló el investigador.

En la actualidad, en el mercado alimentario se hace una identificación de estos crustáceos por sus características anatómicas y morfológicas externas. Esto posibilita la identificación de los langostinos enteros, pero no de los alimentos en los cuales se utilizan como ingredientes tras haber sido sometidos a procesos tecnológicos.

Por esta razón, los científicos tratan de definir marcadores moleculares que no dependan del estado del producto, lo que permitirá garantizar más eficazmente el etiquetado de los productos transformados.

Tal como indicó el profesor Barros, estos crustáceos tienen una procedencia muy diversa, incluso se importan de América Central y del Sur, de las costas africanas o de Asia. Este estudio trata, pues, de “distinguir y controlar su origen, lo cual aportará información valiosa para la Administración y para los consumidores”. De este modo, será posible tener un mayor control de la autenticidad de estas especies, ya que unas poseen mayor valor comercial que otras.

ESPECIES POCO ESTUDIADAS

El equipo de la Universidad de Santiago se encarga de identificar marcadores genéticos de las distintas especies de langostinos, para lo que aíslan y caracterizan fragmentos genéticos específicos. “La secuenciación y análisis de estos fragmentos de ADN permite lograr una identificación precisa de cada especie”, afirma el profesor Jorge Barros.

Los investigadores aseguran que hay pocos estudios moleculares realizados en especies de langostinos para aplicarlos en la cadena alimentaria.

El equipo del Instituto de Investigaciones Marinas de Vigo, dirigido por el profesor José M. Gallardo, colabora también en este proyecto definiendo marcadores proteicos específicos de cada especie. Para ello, utilizan técnicas modernas basadas en la proteómica. Por su parte, el equipo del Centro de Biología Molecular del CSIC colabora en la caracterización y secuenciación de polipéptidos específicos de una o más especies.

PRINCIPALES ESPECIES COMERCIALES DE LUGARES DISTANTES

La colaboración con el Centro Tecnológico del Mar -CETMAR- ha permitido a los investigadores disponer de especies de langostinos originarias de lugares muy distantes. Los crustáceos que están analizando los científicos en este proyecto proceden tanto de bancos pesqueros alejados como de los mercados nacionales.

Expertos del CSIC se han encargado de identificar morfológicamente las diversas especies de langostinos antes de comenzar su estudio, certificando de este modo la correcta identificación inicial de las especies estudiadas.

Los métodos que están desarrollando los investigadores permitirán tener un control más adecuado de la autenticidad de las diferentes especies de langostinos de interés comercial. Este estudio estará concluido en 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *