Economía/Empresas.- La UE elige la oferta conjunta de iNavsat y Eurely para construir los satélites de Galileo

El consorcio cuenta con la presencia de empresas españolas como AENA e Hispasat, y contará con la colaboración de Indra, Indeco, y Telvent

BRUSELAS, 27 (EUROPA PRESS)

La Unión Europea eligió hoy la oferta conjunta presentada por iNavSat (Thales, EADS) y Eurely (Alcatel, AENA, Hispasat y Finmeccanica) para construir los treinta satélites de los que constará el sistema europeo de navegación Galileo tras constatar que, comparada con las propuestas que ambos consorcios habían presentado de forma individual, reduce la contribución financiera del sector público y aumenta los ingresos comerciales.

“La evaluación de la oferta conjunta demuestra claramente un valor añadido”, señaló a través de un comunicado la Sociedad Común Galileo, entidad pública formada por la Agencia Espacial Europea y por la Comisión y responsable del proyecto. Por su parte, el vicepresidente del Ejecutivo comunitario y responsable de Transportes, Jacques Barrot, se declaró “muy satisfecho” porque “la oferta conjunta contiene mejoras sustanciales respecto a las ofertas separadas que estaban sobre la mesa”.

La Sociedad Común Galileo iniciará ahora la fase final de negociaciones del contrato de concesión sobre la base de esta oferta conjunta con el objetivo de concluirlas antes de finales de año. Este diálogo permitirá definir con precisión las obligaciones respectivas tanto del concesionario como de las autoridades públicas, especialmente en lo que se refiere a la financiación y a la cobertura de riesgos.

Los costes de la fase de despliegue y explotación de Galileo (entre 2006 y 2008) se estiman en 2.100 millones de euros, de los cuales dos tercios deben ser asumidos por el sector privado. Los costes de explotación del sistema cuando ya esté en marcha ascenderán a 220 millones de euros al año, y correrán en su integridad a cargo del sector privado salvo una contribución excepcional de 500 millones de euros a cargo de las autoridades públicas.

Los dos candidatos para la concesión de Galileo, iNavsat y Eurely, propusieron el pasado 10 de mayo unir fuerzas y presentar una oferta común. La Sociedad Común aceptó la propuesta siempre que se respetasen cuatro condiciones: la ausencia de obstáculos legales, el respeto de los calendarios previstos, la existencia de ventajas sustanciales y la creación de una estructura común adecuada.

Tras analizar la nueva oferta, la Sociedad Común ha concluido que se respetan todas condiciones. Desde el punto de vista legal, la fusión de las propuestas no plantea dificultades respecto a las reglas de competencia y de contratación pública. Por lo que se refiere al calendario, se respetan estrictamente los plazos previstos y no habrá ningún retraso del programa.

AUMENTO DE LOS INGRESOS DEL 20%.

Respecto de la sustancia, los planes de iNavsat y Eurely representan una “reducción significativa” de la contribución del sector público para todo el periodo de la concesión (2006-2026), que la Comisión no cuatificó. Los ingresos comerciales aumentarán un 20% gracias a la concentración de la experiencia de los dos consorcios en áreas como telecomunicaciones, transporte o receptores. Los costes previstos para financiar todo el sistema se estabilizan, tanto por lo que se refiere a infraestructuras como a explotación.

Finalmente, se acortan los plazos, hasta lograr una explotación completa del sistema en noviembre de 2010 y manteniéndose la puesta en marcha parcial en 2008. Además, se integra totalmente el sistema EGNOS, que estará operativo en enero de 2006 y permitirá el desarrollo de la radionavegación por satélite en Europa y en regiones asociadas con el programa, como los países del Mediterráneo, Ucrania u Oriente Próximo.

Para gestionar comercialmente la operación, los dos consorcios han creado una estructura conjunta que servirá para negociar el contrato de concesión y que tendrá un auténtico poder de decisión. Ello precederá a la creación de una empresa totalmente separada que se encargará de la explotación del sistema una vez que se firme el contrato.

PRESENCIA ESPAÑOLA.

Las empresas españolas tienen presencia en ambos consorcios, pero especialmente en Eurely. Los socios fundadores son la sociedad de gestión de aeropuertos AENA, y el operador de satélites Hispasat junto con el grupo de telecomunicaciones francés Alcatel, y el líder italiano de tecnología punta Finmeccanica. También se han asociado al grupo GMV, Indra, Indeco, y Telvent.

Por su parte, iNavSat está liderado por el grupo francés de electrónica de defensa Thales, la compañía aeronáutica EADS, controlada por Alemania y con participación española, y la proveedora británica de comunicaciones globales por satélite Inmarsat. Entre los socios españoles de este consorcio figuran Deimos, Elecnor, Tifsa, Insa y Sener.

El sistema Galileo es uno de los proyectos más ambiciosos que impulsa la Unión Europea para competir con el norteamericano GPS y con el ruso GLONASS. Bruselas confía en que su puesta en marcha estimulará el mercado mundial de radionavegación por satélite, que comprende 3.000 millones de receptores y unos ingresos estimados en 250.000 millones de euros a partir de 2010. Bruselas espera que se creen más de 15.000 puestos de trabajo altamente cualificados en Europa en ese plazo.

A diferencia de GPS y GLONASS, que han sido concebidos y financiados principalmente para fines militares, Galileo será gestionado y controlado por las autoridades civiles y ofrecerá una garantía de calidad y continuidad de los servicios. Además, por su carácter complementario con los sistemas existentes, aumentará la fiabilidad y la disponibilidad en todo el mundo de los servicios de navegación y posicionamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *