Las sociedades científicas piden al Gobierno un organismo autónomo que evalúe y financie la investigación oficial

Un informe pionero elaborado por 59 expertos reclama un “plan renove” para las infraestructuras de investigación

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

La Confederación de Sociedades Científicas de España (COSCE), que agrupa a medio centenar de entidades y 30.000 investigadores, presentó hoy su primer informe CRECE (Comisiones de Reflexión y Estudio de la Ciencia en España) en el Palacio de la Moncloa, ante la Vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega.

Dicho informe recoge un conjunto de propuestas para reactivar el sistema español de Investigación y Desarrollo Tecnológico. Entre ellas, destaca la “necesidad perentoria” de crear un Agencia de Evaluación y Financiación de la Investigación, con el objetivo de actuar como organismo autónomo que agrupe a las diferentes unidades del Ministerio de Educación y Ciencia relacionados con la investigación y refuerce asi su capacidad de gestión.

El informe, elaborado por 59 científicos, empresarios y otros profesionales, divididos en cinco comisiones, también insiste –en el apartado de Política Científica, cuya comisión fue presidida por Andreu Mas-Colell (catedrático y ex consejero de Universidades catalán)–, la necesidad de aumentar los presupuestos de I+D, con un uso moderado de préstamos, alcanzar un marco estable para la política científica, utilizar la metodología de las convocatorias competitivas para el impulso de grupos y centros de excelencia, asi como dotar a los centros públicos de investigación de mayor personalidad y capacidad propia de gestión y de renovar las infraestructuras de investigación, mediante un “plan renove”. ENVEJECIMIENTO DE LOS CIENTIFICOS

La comisión de recursos humanos, presidida por Luis Oró, destaca el actual déficit y envejecimiento de la plantilla de investigadores en España debido especialmente a la escasa orientación hacia la ciencia de nuestro sistema de enseñanza primaria y secundaria y a las incertidumbres profesionales.

Esta comisión propone la creación de una trayectoria profesional en I+D basada en contratos laborales (modelo tenure). Asimismo, propone incentivar la entrada de jóvenes profesionales al sistema de investigación mediante actuaciones sobre el sistema educativo, establecer nuevas medidas salariales, y promover la movilidad geográfica entre el sector público y el privado.

Por su parte, la comisión ciencia y empresa, dirigida por Amparo Moraleda (presidenta de IBM España y Portugal), destaca la situación crítica del actual sistema de innovación español, como lo demuestra, por ejemplo, el escaso número de patentes españolas en comparación con otros países europeos (cinco veces menos que Italia, diez menos que Francia y treinta menos que Alemania). La comisión propone la creación de un Foro de Encuentro entre todos los agentes del ecosistema innovador español, que liderado por las empresas, se encargaría de desarrollar un “nuevo modelo de innovación español”, contribuyendo al nacimiento de una nueva generación de emprendedores. Respecto a la situación de la ciencia española en Europa, la comisión presidida por Fderico Mayor Zaragoza destaca que España debe convertirse en un actor esencial del proceso de integración europea en materia de I+D. Para ello es imprescindible intervenir de forma activa y eficaz en la toma de decisiones de las instituciones europeas. El fomento de la investigación básica por la Unión Europea es una oportunidad que España debe aprovechar al máximo. Es preciso, además, apoyar organizativa, técnica y financieramente los grupos de investigación y las empresas innovadoras que podrían participar en las futuras iniciativas comunitarias de I+D.

La comisión ciencia y sociedad, a cuyo frente ha estado Rafael Pardo (director de la Fundación BBVA) destaca que la sociedad española es una de las más optimistas y con menos reservas ante la ciencia y la tecnología, al mismo tiempo que muestra un bajo nivel de percepción y conocimiento de los hechos y logros de la ciencia. La Comisión propone incrementar el interés general de la sociedad por la ciencia y propiciar las vocaciones científicas entre los jóvenes.

Por otra parte, señala que la comunidad científica debe adoptar un compromiso con la divulgación y el acercamiento de la ciencia al público. Asimismo, solicita una mayor presencia de la ciencia en los medios de comunicación. El informe propone, también, una serie de recomendaciones para incrementar la presencia de la mujer en los niveles superiores del sistema español de educación e investigación.

PUESTA EN VALOR

Aurelia Modrego, Secretaria Ejecutiva de la Acción CRECE, explicó en la presentación del informe que “es la hora de poner en valor un activo tan estratégico como es nuestra propia comunidad científica, bien preparada y dispuesta a contribuir a que España dé por fin un salto en el terreno económico y social”.

Para Joan J. Guinovart, Presidente de la COSCE, “el informe CRECE constituye un documento que debe abrir un amplio debate para que el conjunto de la sociedad sea consciente de la urgente necesidad de tomar las acciones pertinentes para que España se incorpore a la economía basada en el conocimiento del que dependerá el bienestar de los países en el siglo XXI.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *