El CSIC comprueba que bacterias autóctonas intervienen en eliminar de forma natural los restos de crudo del Prestige

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha comprobado que la población de bacterias autóctonas de la costa gallega es capaz de eliminar de forma biológica el petróleo crudo vertido por el buque Prestige.

Estos científicos han observado como las bacterias, presentes en la costa gallega de manera natural, intervienen en el proceso de biodegradación de los componentes del petróleo en CO2. Los resultados de esta investigación aparecen en el número de junio de la revista Environmental Microbiogy.

Los hidrocarburos que componen el petróleo sufren distintas transformaciones tras el vertido de crudo, siendo la biodegradación una de las más importantes. El investigador del CSIC Javier Medina, participante en el estudio, explica que “muchos de los componentes comunes del petróleo son biodegradables en cierto grado, pero la parte más resistente a la degradación es la fracción más pesada del petróleo”.

“Una característica típica de los combustibles fósiles, como el crudo vertido por el Prestige, es que sus componentes están empobrecidos en el isótopo 13C. Nosotros partíamos de la hipótesis de que si existía biodegradación del crudo vertido, el CO2 resultante de esta biodegradación estaría empobrecido en 13C”, precisa Medina.

Un aspecto que hace interesante este trabajo es que la biodegradación descrita ha sido realizada por bacterias presentes de manera natural en lascostas gallegas, quizá debido al historial de vertidos ocurridos en la zona, según los autores. “La población más relevante de estas bacterias la hemos encontramos en zonas que habían sido limpiadas tras sufrir una importante contaminación como consecuencia del vertido.

Esto indica que la labor de limpieza manual facilita la posterior eliminación de los productos del vertido que no pudieron ser retirados”, opina el investigador del CSIC. Los autores del estudio, que trabajan en la Estación Experimental del Zaidín (CSIC), en Granada, han realizado experimentos en la costa gallega, tomando muestras unos meses después del vertido del Prestige, así como en el laboratorio, recreando para ello las condiciones del vertido.

EXPERIMENTOS REALIZADOS

El objetivo del equipo del CSIC era evaluar in situ la biodegradación del crudo. Los investigadores aplicaron una metodología de isótopos estables para distinguir el CO2 disuelto en el agua proveniente de la transformación del petróleo del CO2, también disuelto en el agua, pero procedente de la atmósfera.

“Si las bacterias degradan el crudo, que está empobrecido en 13C, el producto final de esta degradación, el CO2, estará bastante más empobrecido en 13C que en otras moléculas de CO2 cuyos átomos de C no viniesen del petróleo”, explica Medina.

Los investigadores determinaron la proporción de 13C respecto al 12C de todo el CO2 disuelto en las muestras de agua limpia y agua marina contaminada. Observaron que en muchas de estas muestras había un empobrecimiento de 13C, por lo que concluyeron que había una población natural que había sido capaz de transformar el crudo vertido por el Prestige en CO2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *