El espejo terciario del Gran Telescopio Canarias ya está en el Observatorio del Roque de los Muchachos

SANTA CRUZ DE LA PALMA, 16 (EP/IP)

Conocido por sus siglas como MP, el espejo terciario del Gran Telescopio Canarias (GTC) ya ha llegado al Observatorio del Roque de los Muchachos. El espejo terciario “irrumpe” en el camino de la luz, una vez que ha sido reflejada por el espejo primario y el secundario, y la redirige a los cuatro focos Cassegrain acodados y los dos focos Nasmyth, lugares en los que se ubicarán los instrumentos científicos.

Algunos telescopios utilizan un espejo terciario que se instala y desinstala según las necesidades, lo que exige una inversión en tiempo y esfuerzo que, además, implica un riesgo para el espejo. Para evitar este inconveniente, el GTC cuenta con un espejo dotado de orientación o basculación automática, integrado en una torre, que se desliza por unas guías colocándose en el camino de la luz y redirigiéndola cuando es necesario.

El resto del tiempo, si no es precisa su utilización, permanece “aparcado”. La torre, una estructura de 1,8 metros de diámetro y 7 metros de altura, se mueve girando sobre su base y dirige el espejo hacia el foco elegido.

Se trata de un espejo elíptico muy delgado de superficie plana y con tan sólo 70 milímetros de espesor, con medidas de 1521×1073 centímetros. Está soportado axialmente por un árbol de palancas con 18 puntos de sujeción y lateralmente por una membrana central.

Para su transporte y manipulación dentro del edificio el espejo terciario cuenta con varias herramientas: la primera es la de manipulación; la segunda la de vuelco, cuya misión principal consiste en colocar el espejo con su montura inclinado a 45 grados respecto de la horizontal, que es la posición en la que debe montarse en la torre; y una tercera herramienta que sirve para coger el espejo, integrado con la montura, y depositarlo sobre la torre a fin de poder hacer la fijación al mecanismo de aparcado.

La empresa belga AMOS fue la contratada para suministrar este espejo y los elementos asociados a su montura, así como la torre. A su vez, AMOS contrató a la empresa alemana ZEISS la realización del espejo en sí mismo. La también alemana SHOTT suministró el bloque de Zerodur y la rusa LZOS realizó el pulido del espejo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *