“Celedonio”, el robot de simulación de Valdecilla, protagonista del XXVII Congreso de la Sociedad de Anestesiología

1.500 expertos se reúnen esta semana en Palma para intercambiar experiencias sobre la anestesia y eliminación del dolor

PALMA DE MALLORCA, 30 (EUROPA PRESS)

Un total de 1.500 especialistas asistirán en Palma a partir del próximo miércoles en el XXVII Congreso de la Sociedad Española de Anestesiología, Reanimación y Terapéutica del Dolor, donde intercambiarán sus experiencias en materia de anestesia y eliminación del dolor y abordarán una serie de temas, como la atención médica en eventos deportivos de riesgo, la actuación en grandes catástrofes, como el 11-M, la atención a pacientes en situaciones terminales y los límites de estas actuaciones médicas. Este evento contará “Celedonio”, un simulador de situaciones críticas a escala real, que se encuentra en el hospital Valdecilla.

En una rueda de prensa, el presidente del Congreso y jefe del Servicio de Cuidados Intensivos de la Policlínica Miramar, Fernando Barturen, recordó que este Congreso no se celebraba en España desde hace cuatro años, cuando en el 2001, se llevó a cabo en Canarias y apuntó que cuenta con 21 áreas de actividad, entre cursos, ponencias, talleres de trabajo y comunicaciones, donde participarán un total de 250 ponentes, de los cuales 30 serán especialistas extranjeros, que explicarán los avances médicos en sus respectivos países.

Barturen destacó que este Congreso, contará con “Celedonio”, un simulador de situaciones críticas a escala real en el que se reproducen a escala real los acontecimientos críticos que se producen en los pacientes, como infartos de miocardio, traumatismos craneales, hemorragias agudas, embolismos y edemas pulmonares y que, actualmente, se encuentra en el Centro de Entrenamiento en Situaciones Críticas del Hospital Marqués de Valdecilla (Cantabria).

Así, detalló que se trata de un robot, que mediante un programa informático, respira, tiene pulso, siente dolor, se queja y las pupilas de sus ojos responden a diferentes estímulos, en función de las órdenes que recibe desde el ordenador que controla sus constantes vitales.

Según señaló, esta situación y las actuaciones de los especialistas se graba en un video y, posteriormente, se visualiza entre los asistentes para conocer el proceder sanitario y poder contribuir a la formación continuada de los profesionales involucrados en este tipo de situaciones.

Bartures indicó que este simulador se trasladará al Centro Convenciones Victoria de Palma, para mostrar a los asistentes al Congreso el funcionamiento de esta estación de simulación, donde varios especialistas realizarán talleres y recrearán un ambiente quirúrgico, en el que se producirán situaciones críticas, para las que tendrán que dar una solución.

El presidente del Congreso recordó que en la actualidad, la anestesiología es la especialidad médica que cuenta con una mayor presencia en los hospitales y que atiende a un mayor número de pacientes, de tal forma que cubren áreas como los cuidados intraoperatorios, el tratamiento del dolor agudo y crónico, los cuidados críticos o la atención y traslado de los pacientes críticos fuera del ámbito hospitalario.CLINICAS DEL DOLOR

Por su parte, el vicepresidente de la Sociedad Balear de Anestesia y jefe de sección del Hospital de Son Dureta, Salvador Burguera, recordó que actualmente, hay una búsqueda constante en los centros hospitalarios de métodos para eliminar el dolor en los pacientes, aunque reconoció que a pesar de los avances en esta materia, aún sigue siendo una asignatura pendiente en el mundo de la asistencia médica.

Burguera recalcó que se ha conseguido que el dolor deje de considerarse un síntoma, para denominarlo enfermedad, lo que provocó la creación de las clínicas del dolor, que, según explicó, es una entidad multidisciplinar en la que intervienen diferentes profesionales médicos, como anestesistas, psicólogos, enfermeras y asistentes sociales.

Así, detalló que en estos centros, se hace una evaluación del tipo de dolor que sufre el paciente y, de esta forma, se distingue entre dolor crónico maligno y no maligno y, a continuación, añadió que hay una serie de escalas con las que el personal sanitario puede evaluar la intensidad del dolor, para establecer un plan terapeútico personalizado, “que puede ser un analgésico, opioides u otras técnicas más agresivas”.

Paralelamente, dijo que los pacientes también reciben un tratamiento psicológico, ya que en ocasiones, necesitan ser atendidos con antidepresivos y técnicas de psicoterapia, con el fin de lograr la incentivación laboral y la inserción familiar.

Burguera subrayó que estas actuaciones son fundamentales en los casos de trastornos causados por el dolor de espalda, que, según apuntó, afecta a entre el 15 y el 45 por ciento de la población y es la causa más frecuente de la limitación laboral en pacientes menores de 50 años.

Finalmente, la jefa de Área de Medicina Crítica del Hospital Son Llátzer, Victoria Moral, recalcó que los especialistas médicos están obligados a dar una respuesta emocional a los ciudadanos que, según recordó, “cada vez quieren vivir más tiempo y con mejor calidad de vida y, por ello, está aumentando el número de anestesistas”.

Preguntada sobre los casos terminales, subrayó que los médicos “siempre tienen que apoyar a los pacientes” y agregó que cuando estos no se pueden salvar, “no se les puede abandonar, por lo que hay que darles un tratamiento que garantice una calidad de vida en sus últimos momentos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *